Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23 diciembre 2008

¡FELIZ NAVIDAD!


wallpaper-navidad-2

Desde No Te Encadenes queremos desearles una

¡FELIZ NAVIDAD!

Read Full Post »


Desde que entró en vigor la ley antitabaco en España, en enero de 2006, la venta de cigarrillos y otros productos asociados no ha hecho más que aumentar. De hecho, según los datos del comisionado para el Mercado de Tabacos, ese año se rompió una tendencia decreciente que se mantenía desde 2004. Los datos son claros: entre enero y octubre de 2006, primer año de la ley, se vendieron 3.749.062.937 cajetillas. Este año, van 3.797.385.656, un 1,29% más. Con ello se rompe una tendencia que acabó, precisamente, en 2006. Entre 2006 y 2007 las cifras mostraron una estabilización. Dos años después, sólo en cuatro comunidades baja, y la cifra global se acerca de nuevo a la de 2005, año en el que se vendieron 3.867.499.034 cajetillas de enero a octubre, aunque siempre hay que tener en cuenta que la población va aumentando (entre 2006 y 2007 lo hizo en un 1,1%).

El Ministerio de Sanidad, cuyos representantes no quisieron comentar estos datos, no tiene cifras sobre el impacto real de la medida, que prohibía el consumo de tabaco en todos los lugares cerrados con la excepción de algunos locales de hostelería.

El primer año de vigor de la ley, el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, sí calculó que habían dejado de fumar 750.000 personas. Ahora no hay nuevas estimaciones. Quedan los datos de la Encuesta Nacional de Salud, que calcula que la proporción de mayores de 16 años que fuman ha pasado del 31,6% en 2001 al 26,4% en 2006. No hay números posteriores.

Estudios hechos en California, donde las medidas para restringir el consumo de tabaco llevan más tiempo (empezaron en 1984) apuntan a que la proporción de fumadores habituales puede bajar hasta el 14% -es la tasa que había en 2005, según la sección de Control del Tabaco del Departamento de Salud-. El Centro del Control de Enfermedades (CDC) de Atlanta (el mayor órgano supervisor y asesor de la sanidad pública estadounidense) tiene como objetivo que el porcentaje llegue al 12% en 2010.

Aunque el ministerio calle, las sociedades científicas que forman el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo apuntan algunas causas para que las ventas suban. La primera, según su presidenta, Ángeles Planchuelo, que la ley tenía un “recorrido corto”. “Así nos lo reconoció el ministerio cuando nos entrevistamos con ellos en mayo”, afirmó.

Para la sociedad, tres son los puntos clave que hay que mejorar. El primero, hacer “avanzar la ley, para extenderla a todos los espacios públicos”. Se trataría de acabar con la excepción de los espacios para fumadores en bares y restaurantes de más de 100 metros cuadrados y, sobre todo, en convertir los locales menores en espacios sin humo. No sólo por los clientes, sino porque es “incoherente que los 800.000 trabajadores del sector de la hostelería no estén protegidos por la ley”.

El segundo aspecto que defienden es que se dé un tratamiento universal e integral a quienes quieran dejar de fumar. Ya en el debate de la ley, el PP propuso que los medicamentos para ayudar a desengancharse de la nicotina los sufragara la sanidad pública, pero no fue aceptado. Alguna comunidad, como Navarra, sí lo ha hecho (lo aprobó antes de la normativa nacional), y la venta de cigarrillos ha caído en la comunidad un 4% desde 2006. La tercera demanda del Comité es que se suban los precios del tabaco para desanimar a los jóvenes a empezar a fumar.

Precisamente, el bajo precio del tabaco, comparado con el extranjero, es una de las causas que fuentes de Sanidad atribuyen al aumento de ventas. Eso podría justificar que haya subido en comunidades fronterizas como Aragón (un 5,7%) o Extremadura (5,2%). Pero no se correspondería con que haya bajado en Baleares, País Vasco y Cataluña, que también lindan con otros países o reciben muchos turistas.

El hecho de que Castilla-La Mancha sea la comunidad donde la venta de cigarrillos ha aumentado más, junto al carácter agrícola de gran parte de la riqueza de Aragón, Extremadura y Murcia, apunta a que la llegada de temporeros, muchos de ellos inmigrantes que vienen de países donde no hay regulaciones tan estrictas, aumentan el consumo.

Queda por analizar la aplicación, o no, de la ley. El conflicto entre Sanidad y la Comunidad Valenciana, Madrid, Murcia y La Rioja, que han suavizado la norma, sigue abierto. En estas regiones apenas ha habido inspecciones o denuncias, según nofumadores.org (no hay datos para toda España). Y en todas ha aumentado la venta de cigarrillos. Quizá sea otro artefacto estadístico.

Mientras el Ministerio de Sanidad español sigue esperando ver qué consecuencias tiene la ley antitabaco que entró en vigor en 2006, otros países que se apuntaron más tarde a la corriente prohibicionista van arrojando datos satisfactorios sobre su medida.

Reino Unido es de estos últimos. Su regulación, que no hacía excepciones a la hora de prohibir fumar en lugares públicos, se ha visto compensada con un aumento de las solicitudes de licencias por parte de bares y pubs para abrir, vender alcohol o ampliar su horario. Exactamente lo contrario que vaticinaban los empresarios españoles, temerosos de perder clientela si se aprobaba una ley más restrictiva que la actual. Ésta deja en manos del dueño del local si se puede fumar cuando el establecimiento es de menos de 100 metros cuadrados y sólo establece la obligatoriedad de tener espacios sin humo en los mayores de ese tamaño.

En total, en Reino Unido en un año el número de licencias para abrir bares ha aumentado un 5%; el de permisos para vender alcohol lo ha hecho un 6%, y el de locales que han pedido abrir las 24 horas han crecido un 14%, según un estudio del Departamento de Cultura, Medios y Deporte del Gobierno británico (http://www.culture.gov.uk).

El contraste con España es claro. El Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT) y la organización nofumadores.org hablan de una gran desigualdad en la aplicación de la norma. En Barcelona, ciudad que ambos ponen como modelo, un trabajo de la Agència de Salut Pública municipal dirigido por Joan Ramón Villalbí recoge que en 10 meses ha habido unas 25 denuncias por cada 100.000 personas al año. Ello supondría unas 11.250 en toda España. Una cifra a la que, según los expertos, no se ha llegado ni por asomo

Fuente: elpais.com

Read Full Post »


El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, presentó ayer ante la Comisión Mixta Congreso-Senado para el Estudio del Problema de la Droga, la nueva Estrategia Nacional sobre Drogas para el periodo 2009-2016, un plan que nace “del consenso de todos los implicados” en la lucha contra las drogas y que, según Soria, se apoyara en los pilares de la prevención, la mejora de la asistencia al drogodependiente y la batalla policial contra el narcotráfico.

Según el responsable de Sanidad, este documento, que comenzó a elaborarse hace más de un año, goza del “total respaldo” de las comunidades autónomas, los pacientes y los grupos científicos, enfrenta el consumo de drogas como “un problema de salud pública”. Por tanto, su último paso será su aprobación en Consejo de Ministros.

Sus principales objetivos son promover “una conciencia social” frente al consumo de estupefacientes que destierre la “imagen de glamour y ocio” que envuelve hoy a la toma de sustancias como la cocaína; retrasar la edad de inicio en el consumo y aumentar la capacidad de los más jóvenes para decir de nuevo “no” a la droga.

Asimismo, la meta en la atención al drogodependiente será garantizarle una asistencia de calidad, normalizando la atención a estos pacientes; limitar los daños que provocan y facilitar su reincorporación a la sociedad.

Además, desde el punto de vista de la lucha contra el narcotráfico, lo primero será estrechar el control de la oferta y optimizar la coordinación policial y judicial. Desde la perspectiva científica, fomentar la investigación sobre las consecuencias de este consumo y mejorar la formación de los profesionales.

Consumo de cocaína
Por otra parte, en su comparecencia Soria respondió a una pregunta del PP sobre las razones de que España sea líder mundial en el consumo de cocaína, una afirmación ante la que el ministro reconoció que las tasas de consumo de esta sustancia en nuestro país son altas, pero que los últimos informes europeos demuestran que se está “frenando una tendencia que hace dos años parecía imparable”.

Según los datos de la Encuesta Escolar 2006-2007 citados por Soria, el consumo de cocaína en España entre la población de 15 a 64 años “tiende a estabilizarse, después de un crecimiento sostenido entre 1995 y 2005”.

En esta línea apuntan también los resultados de la Encuesta Domiciliaria 2007-2008, en la que se constata que el consumo de cocaína en los últimos 12 meses (3% de la población) y en el último mes (1,6%) presenta los mismos niveles que hace dos años, sólo creciendo casi un punto (del 7% al 7,9%) el consumo experimental.

Según el ministro, también ha descendido en los últimos años la tasa de continuidad en el consumo de cocaína, ya que en la actualidad sólo la quinta parte de los que la habían probado alguna vez en la vida la habían consumido también en el último mes.

No obstante, Soria advirtió que “no podemos bajar la guardia” a la vista de estos datos, ya que aún “queda camino por recorrer” en la lucha contra el policonsumo -que se está generalizando, ya que la asociación de cocaína y alcohol se produce “casi en el 99% de los consumidores- y contra el consumo esporádico de esta sustancia, asociada al mundo del ocio nocturno en adultos de 15 a 34 años.

Para el responsable de Sanidad, es llamativo que casi el 70% de los estudiantes que dice haber consumido cocaína en el último año había salido por la noche todos los fines de semana, incluso casi todos los días, volviendo a casa después de las cuatro de la madrugada.

Frente a estos retos, el ministro recordó que el Gobierno tiene en marcha el Programa de Actuación frente a la Cocaína 2007-2010 que, desde su arranque en enero de 2007, ha permitido impulsar 223 programas contra las drogas, centrados en erradicar mitos sobre el consumo de cocaína y sensibilizar e informar de sus peligros.

Ponencia sobre tratamiento y atención en drogodependencia
Por otro lado, la Comisión Mixta Congreso-Senado para el Estudio del Problema de la Droga aprobó por asentimiento la creación, a propuesta del PSOE, de una ponencia que estudie los sistemas de tratamiento y atención en drogodependencia en el seno de la propia comisión.

La propuesta, que no precisó votación, fue defendida por la portavoz del PSOE en la comisión María Gloria Gómez Santamaría, quien pidió el respaldo del resto de los partidos políticos para una iniciativa interesante que puede mejorar la asistencia a estos pacientes.

Estuvo de acuerdo con los socialistas la portavoz del PP María Teresa Cobaleda, quien consideró fundamental contar en el marco de la nueva Estrategia Nacional de Drogas que se prepara para los próximos ocho años, de un plan para atender a los drogodependientes.

También estuvo de acuerdo con esta idea la representante de CiU Rosa Núria Aleixandre, quien destacó que esta ponencia podría venir a solucionar los “cabos sueltos” que tiene este problema para la sociedad y podría generar la información técnica necesaria para que muchos miren con otros ojos a la enfermedad y sus afectados.

Fuente: JANO.es

Read Full Post »


Saben que son peligrosas, que tienen efectos negativos para la salud, que pueden producir adicción. Los jóvenes españoles, en contra de lo que se creía, no banalizan el consumo de drogas sino que tienen una alta percepción del riesgo que suponen. ¿Por qué las toman entonces? Un nuevo informe da la respuesta. Los chicos de 15 a 24 años creen que asumir ciertos riesgos, como los derivados de las drogas, es “lo normal a su edad” y, además, lo hacen para sentirse integrados en el grupo de amigos.

El informe “La lectura juvenil de los riesgos de las drogas: del estereotipo a la complejidad”, de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), la Obra Social de Caja Madrid y el Plan Nacional Sobre Drogas, desmiente algunos mitos que normalmente se asocian a los jóvenes, como el de que están poco informados sobre el tema, y arroja algo de luz sobre sus patrones de consumo. “A estas edades, los consumos de sustancias se deciden en grupos. No es el grupo de iguales el que presiona para consumir, sino el convencimiento de que para ser joven hay que tomar drogas”, afirma Eusebio Megías, director técnico de la FAD.

A través de 1.200 entrevistas domiciliarias y seis grupos de discusión, el informe concluye que el 41% de los jóvenes asume que “los riesgos son inevitables en la vida, que hay que aceptarlos e, incluso, que la superación de los mismos es positiva”. Sólo un 29% es claramente opuesto a asumir riesgos y se muestra prudente. Casi uno de cada cinco encuestados cree que “las drogas se pueden usar con precauciones y que tienen riesgos, como todo lo que merece la pena en la vida”. Un 28% piensa además que los riesgos se pueden controlar.

El único peligro a corto plazo que contemplan es la muerte, por accidentes de tráfico o posibles sobredosis, pero consideran que “es una posibilidad remota y asociada sólo a consumos muy determinados, fundamentalmente de pastillas”, señala Megías. En cuanto a los riesgos a largo plazo, como enfermedades mentales, piensan que “nunca los sufrirán porque sólo se dan si existe adicción, pero indican que sus consumos son experimentales”.

El perfil del joven que más relativiza los riesgos de las drogas corresponde al de “un hombre que tiene entre 20 y 22 años, que se posiciona en una ideología de izquierdas y no es religioso y vive solo o en pisos con amigos”, según recoge la FAD.

Para los encuestados, la droga más peligrosa, la que puede acarrear consecuencias más graves es la cocaína, seguida de las pastillas. El principal riesgo que ven en la coca está en “engancharse a su glamour”, mientras que como beneficio señalan “la euforia que produce”. De las pastillas temen “su reacción inmediatamente destructiva”, pero valoran “la capacidad que da para aguantar más tiempo de fiesta”.

Respecto a los comportamientos que se pueden cometer bajo el efecto de estas sustancias, un 84,7% de jóvenes considera muy grave “conducir bajo los efectos del alcohol”.

Cuando los investigadores preguntaron por el consumo diario de dos o tres porros, un 57% de los jóvenes afirmó que “es una conducta que conlleva mucho riesgo”. Principalmente opinan así las mujeres, los menores de edad y quienes viven en pareja. Más grave ven el policonsumo de fin de semana, algo que el 81% de los chicos sabe que es un comportamiento de “máximo riesgo”.

El informe agrupa a los jóvenes en cuatro categorías diferentes en función de su actitud para afrontar y asumir los riesgos derivados del consumo de drogas. Así, están los “retraídos” (29%), que son los que siguen las normas y consideran que “las drogas tienen demasiados riesgos y sus beneficios no compensan”; los “integrados” (31%), que mantienen una apuesta moderada por la experimentación pero siempre dentro de un orden; los “experimentadores” (20%), que valoran la experimentación por encima de todo y afirman que los beneficios de las drogas compensan sus riesgos; y los “contradictorios” (20%), que son partidarios de la idea de que “los riesgos de las drogas se pueden controlar”.

Para concluir, los jóvenes saben que “las drogas son malas, pero también las ven como útiles, cuando no necesarias”, dice Megías.

Según Ignacio Calderón, director general de la FAD, “la sociedad está bastante confusa y desorientada ante las drogas, porque es un problema que hoy día no tiene tanta visibilidad”. A la vista de los resultados, las organizaciones reconocen que “los mensajes de prevención no tienen el efecto que deberían”.

Fuente: elmundo.es

Read Full Post »


Una raya de coca, una copa. Otra raya, otra copa. Y así, hasta desarrollar alcoholismo. Según un estudio, en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el consumo de cocaína incrementa la posibilidad de desarrollar dependencia al alcohol en los denominados bebedores de riesgo � aquellos que toman más de cinco cervezas o dos copas de licor al día-.

El seguimiento durante cuatro años a 481 pacientes que, en visitas a centros de atención primaria fueron identificados como bebedores de riesgo, ha revelado que los varones que consumen ambas sustancias �alcohol y cocaína- tienen 12,3 veces más riesgo de padecer alcoholismo. En el caso de las mujeres este peligro es siete veces mayor.

El trabajo, publicado en “Journal of Clinical Psychiatry”, señala que el 67% de los aficionados al polvo blanco había desarrollado dependencia a las bebidas alcohólicas, frente al 13,6% de los que no consumían cocaína. Es decir, la tasa de alcoholismo entre quienes se meten alguna raya es casi cinco veces mayor.

Asimismo, la investigación recoge que los diagnósticos relacionados con la impulsividad aumentan en los hombres el riesgo de engancharse a las copas, mientras que en las féminas tienen más influencia los trastornos afectivos.

Para Jorge Manzanares, del Instituto de Neurociencias en Alicante, “las implicaciones más claras de este trabajo tienen que ver con las estrategias preventivas que podrían implantarse en atención primaria. Sería importante que los trabajadores sanitarios no sólo detectasen a los bebedores excesivos y pusieran en marcha las técnicas de intervención breve, sino que, además, en caso de que consuman cocaína se les hagan las recomendaciones necesarias y se lleve a cabo un seguimiento para evitar desarrollar dependencia”.

Según el informe mundial sobre drogas publicado por Naciones Unidas, España es el mayor consumidor de cocaína con una tasa de consumo del 3%, seguida por EEUU (2,8%) y Reino Unido (2,4%).

En cuanto al alcohol, la última Encuesta Domiciliaria de Alcohol y Drogas, realizada por el Ministerio de Sanidad, refleja que la proporción de bebedores de riesgo ha disminuido hasta el 3,5%, frente al 5,5% de 2005.

Por sexos, el consumo de polvo blanco se concentra sobre todo en varones jóvenes de 15 a 34 años y está ligado a actividades recreativas. El del alcohol, aunque es ligeramente superior en hombres, tiende a igualarse.

Fuente: elmundo.es

Read Full Post »


«Podemos evitar padecer cáncer porque la mayoría entran por la boca». Esta es la frase que resume el sentido de las conferencias debate que el jefe de Oncología del Hospital de León, Andrés García Palomo, y el médico y presidente de la Asociación Provincial contra el Cáncer, Serafín de Abajo Olea, ofrecieron ayer en la inauguración de la Primera Jornada de Salud organizada por el Diario de León. El jefe del Servicio de Oncología del complejo sanitario de León instó a la ciudadanía a ser exigente con el Gobierno para que apruebe leyes «que controlen los carcinógenos existentes».

El cáncer es el causante de una de cada cuatro muertes en España – 96.499 personas de las 385.056 que fallecieron en el 2005 padecían un proceso cancerígeno-, y el tabaco provoca directamente de la mitad de estos decesos. García Palomo instó a los fumadores a abandonar el hábito y señaló a la administración como causante de la «dejadez» en el cumplimiento de la Ley Antitabaco, que calificó de «permisiva, a la medida de los lobbys financieros». El aumento de los cánceres relacionados con el tabaco, entre los que se encuentran también el de vejiga, laringe, esófago y páncreas, es una de las preocupaciones de los especialistas, por ser la primera causa de muerte en España en los varones y la segunda en las mujeres, después del de mama, «aunque la tendencia está cambiando y dentro de poco podría convertirse en la primera causa de muerte entre las mujeres», señaló García Palomo.

El oncólogo señaló que no existen grandes diferencias estadísticas en la incidencia del cáncer en España y en León, aunque es el de próstata es que más se diagnostica en el Hospital de León El aumento de los casos detectados en el centro sanitario de este cáncer ha llevado a los oncólogos a plantearse la necesidad de realizar un estudio para comprobar la evolución de esta enfermedad en los hombres. Sin embargo, sigue siendo el cáncer de colon el más frecuente en León que, según los estudios, es la provincia con la incidencia más alta, sobre todo en el sur y norte de Palencia.

Palomo aprovechó el acto para hacer una defensa del mantenimiento del Registro de Tumores de León, paralizado desde hace un año «por falta de presupuesto, aunque ya está en vías de solución» y destacó la importancia de este servicio para analizar la evolución estadística de los tumores. Según los últimos datos recogidos por el Registro, en el 2006 había en León 2.600 casos de tumores, el doble que en 1993, año en el que había 1.384.Cada año se diagnostican 500 nuevos casos. «Sería deseable contar con un registro poblacional porque el que tenemos en León es hospitalario y sólo recoge los casos que se detectan en éste centro sanitario».

Pese a que el índice de mortalidad ha descendido porcentualmente en todos los cánceres, sobre todo por el avance de las pruebas diagnósticas y los tratamientos, «la mayor parte de los enfermos con cáncer de pulmón fallecen», afirmó Palomo. Sólo se curan el 12% de los enfermos, estadística que el especialista utilizó para insistir en la necesidad de la concienciación social sobre los hábitos saludables, tanto en alimentación, para prevenir la obesidad, como ejercicio físico y el cuidado del medio ambiente.
García Palomo defendió que la investigación deber ser «materia de estado» y no puede estar madiatizada por intereses farmacéuticos, «se ha comprobado que muchos fármacos son efectivos para tratar el cáncer y por cuestiones económicas no se ponen sobre la mesa de los oncólogos». Palomo mencionó, concretamente, que Sanidad y la industria farmacéutica llevan seis meses en desacuerdo con la puesta en circulación de una terapia contra el cáncer «están peleando industria y ministerio y no sale a la venta sólo por razones económicas».

Insistió en que la primera responsabilidad para no padecer un cáncer es de la población y de las autoridades sanitarias, con planes de prevención, diagnóstico precoz y dotación de medios suficientes para atajar la enfermedad.

Fuente: diariodeleon.es

Read Full Post »


El 3,4% de los españoles realiza un consumo de bebidas alcohólicas considerado de riesgo por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cifra más baja desde 1997, según la última Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas realizada en España.

Con ello, nuestro país se sitúa en los tramos más bajos de la Unión Europea (UE) en cuanto a porcentaje de bebedores abusivos (consumidores de más de un litro de cerveza, medio de vino o más de tres destilados diarios, al menos cinco días a la semana), siendo Irlanda el país con la tasa más elevada y Bulgaria la que ostenta la menor.

El consumidor español se caracteriza por realizar una ingesta alcohólica de carácter social, producida de forma mayoritaria en el canal de la hostelería, en el que se concentra un 82% del gasto en alcohol. Según los expertos, este tipo de consumo, que tiene además un enfoque lúdico, se denomina patrón de consumo mediterráneo (el de países como España y Francia, entre otros), opuesto al patrón nórdico, caracterizado por una ingesta de bebidas alcohólicas más esporádica pero también mucho más compulsiva.

Asimismo, y en comparación con el resto de países de la UE, España es el quinto país con mayor número de abstemios, un 33%; una cifra por encima de la media europea, que es del 25%.

Por su parte, el porcentaje de consumidores diarios de bebidas con alcohol en España es del 25%, dato que dobla la media de Europa del 13%, “lo que muestra la evidente aceptación cultural y social que el alcohol tiene en el país y la distribución de su consumo a lo largo de la semana”, según la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE), que puso de manifiesto ayer en Madrid que, aunque valora positivamente el conjunto de datos, “no se debe bajar la guardia en la lucha contra el consumo indebido”.

En este sentido, la FEBE ha desarrollado una campaña especial de cara a la Navidad, “unas fechas en las que el consumo es bastante alto”, para concienciar a los españoles de los riesgos del abuso de la bebida y reforzar las conductas responsables.

La iniciativa incluye, además de la web http://www.consumo-responsable.com, un cambio de leyenda que todas las bebidas espirituosas adscritas a la federación incluirán, voluntariamente, en sus comunicaciones comerciales (“Disfruta de un consumo responsable” por el antiguo “bebe con moderación. Es tu responsabilidad”). Igualmente, la FEBE lanzará una campaña de publicidad de televisión a nivel nacional para reforzar las “conductas positivas y aludir a la responsabilidad individual”.

Fuente: JANO.es

Read Full Post »

Older Posts »