Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26/03/09


El programa de Acción Social Brújula/Bruixola cumple 10 años con la satisfacción de haber llegado a más de 40.000 alumnos de 84 centros escolares de Alicante. Para celebrarlo, se presentó ayer un libro destinado a todos los profesores colaboradores en el que se reúnen todos los materiales y las actividades que se realizan en este proyecto.

 

Esta iniciativa para niños, padres y profesores engloba en este curso 2008/09 a 18.500 escolares y 815 profesores, lo que supone el 91% de los centros alicantinos. Todo un logro, a sabiendas que se inició en 48 colegios y actualmente son 71 los centros de Primaria implicados.

 

Brújula nació en 1999 como una iniciativa pionera en España promovida por la Concejalía de Acción Social, con el apoyo de Caja Mediterráneo y del Centro de Formación, Investigación y Recursos Educativos (Cefire), con el objetivo de inculcar la salud y la prevención del consumo de drogas dentro de la comunidad escolar a través de materiales didácticos incluidos en la educación para la salud como asignatura transversal en los tres ciclos de Educación primaria.

 

Este programa, destinado a alumnos entre 6 y 12 años, pretende que estos empiecen a valorar la salud como algo fundamental en sus vidas y aprendan a diferenciar entre las actividades o prácticas beneficiosas y dañinas. De este modo, Brújula/Bruixola hace hincapié en dar a conocer a los niños los efectos nocivos del alcohol, el tabaco y las drogas en general, así como la adicción y la dependencia que pueden generar. No obstante, otro de los aspectos que se trata en este proyecto es el concepto de autoestima e identidad personal, así como el de empatía y compañerismo con sus seres más cercanos.

 

Según Fabiola García, coordinadora del Plan Municipal de Drogodependencias, “la etapa de la educación primara es la más apta para educar y transmitir estos valores”.

 

Dado el éxito que está teniendo esta acción social, también se están realizando proyectos del mismo tipo enfocados a alumnos más mayores, hasta los 16 o los 18 años.

 

 

Fuente: lasprovincias.es

Anuncios

Read Full Post »


Aunque en España está prohibida la venta de alcohol a menores (excepto en Asturias, donde es a partir de los 16 años), los adolescentes lo tienen muy fácil. Un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha demostrado que en el 75% de las ocasiones los adolescentes obtienen el alcohol sin problemas. No obstante, el mapa es desigual según las ciudades. El madrileño, por ejemplo, podrá comprar whisky en uno de cada tres sitios, mientras que el valenciano tendrá un 92% de posibilidades de que se lo vendan a la primera.

 

Tomando como muestra seis ciudades, Barcelona, Bilbao, Granada, Madrid, Valencia y Valladolid, la organización ha probado, con voluntarios de entre 15 y 17 años, cómo de fácil lo tienen los menores para acceder a la cerveza y al whisky.

 

La cerveza es accesible en el 81% de las ocasiones, algo más que el whisky, que consiguieron en el 67% de los intentos. Las ciudades más asequibles fueron, con diferencia, Barcelona, Valencia y Granada, donde los jóvenes compraron fácilmente cerveza en más del 90% de las veces y whisky en casi nueve de cada diez ocasiones. En Bilbao, Madrid y Valladolid los adolescentes lo tienen algo más difícil. Les vendieron whisky en menos de la mitad de los sitios y cerveza en siete de cada diez lugares.

 

A la hora de comprar, donde más venden cerveza es en las tiendas 24 horas, aunque también en los supermercados y los establecimientos de comida rápida. El whisky está disponible sobre todo en los bazares (frecuentemente regentados por asiáticos) y el supermercado. El lugar donde más dificultades pueden encontrar los menores es en los bares de las zonas de marcha.

 

Los menores no tienen muchos problemas para acceder al alcohol, entre otras cosas porque no les preguntan la edad ni les piden el carné. En ninguna ocasión, a los jóvenes de Barcelona, Valencia o Granada les pidieron el DNI antes de comprar cerveza, tampoco para el whisky en las dos primeras. En general, sólo les preguntaron por la edad (sin pedir el documento) en menos del 20% de los establecimientos.

 

La OCU quiere resaltar la falta de carteles que indiquen la norma, ya que el letrero obligatorio de “Prohibida la venta de alcohol a menores” estaba invisible o directamente no estaba en casi la mitad de los establecimientos. El lugar donde menos carteles hay es en Bilbao, casi el 90% de los lugares no tenían cartel a la vista. La organización ha enviado a las administraciones la denuncia, en la que pide que se cumpla la ley, más controles en locales y restricciones en la publicidad. También han pedido un incremento de los precios y que se recupere el anteproyecto de ley estatal que se quedó estancado en 2006 “por presiones económicas”.

 

Fuente: elpais.com

Autor: Cristina Castro

Read Full Post »