Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 16/04/09


Más de la mitad de los jóvenes atendidos por consumo de drogas en la red de centros de la Asociación Proyecto Hombre son menores de edad (63%), están estudiando (53,8%) y viven en un hogar “normalizado” junto con sus dos progenitores (52%), según los resultados de un estudio realizado por esta entidad y presentados en el marco de las XI Jornadas “Menores, Drogas y Sociedad de Proyecto Hombre”.

 

De hecho, la procedencia de familias “normalizadas” -como las denominan los propios autores del estudio- evidencia que el perfil de los consumidores ha cambiado y “ha dejado de estar vinculado “con la marginalidad o la delincuencia”, según ha explicado la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Carmen Moya.

 

Moya ha afirmado que los actuales consumidores de drogas “tienen una vida normal” y están “integrados socialmente tanto en los ámbitos educativos o profesionales”, algo que va cambiando con el consumo hasta que “el problema se agudiza y se crea una dependencia que condiciona sus relaciones personales, profesionales y académicas”.

 

A pesar de esto, Moya considera que los jóvenes con familias desestructuradas siguen siendo “población de riesgo más vulnerable”, como demuestra que uno de cada cuatro jóvenes tratados en Proyecto Hombre (26,2%) viven sólo con su madre o con ésta y su pareja.

 

Tras analizar una muestra de 1.079 jóvenes que iniciaron tratamiento en esta entidad a lo largo de 2008, se observó que la media de edad del paciente atendido es de 17,34 años y que la mayoría de las peticiones de tratamiento proceden del área familiar, preocupados por el comportamiento de sus hijos y ante la sospecha de que pudieran estar iniciándose en el consumo de drogas.

 

En cuanto la ocupación de estos jóvenes, más de la mitad estaban estudiando en el momento en que iniciaron el tratamiento, aunque un 23,9% ni estudiaba ni trabajaba, y un 19% sólo trabajaba.

 

Por otro lado, la mayoría de los jóvenes que inician tratamiento en Proyecto Hombre suelen ser policonsumidores, generalmente de tabaco, cannabis, cocaína y alcohol. Según detalla el estudio, los jóvenes fuman más porque no lo consideran una sustancia peligrosa, lo que hace que aumente también el consumo habitual de cannabis, sustancia que provoca la mayor parte de las demandas de tratamiento.

 

Así, de los pacientes tratados en 2008 un 69% consumía cannabis, frente al 18,3% que tomaba cocaína. Según Moya, esta tendencia en jóvenes se invierte en personas de más edad donde “la cocaína es la causa de la mayoría de tratamientos”.

 

Igualmente, la heroína y los disolventes son sustancias con poca demanda media aunque en algunos centros alcanzan más del 20% del total de tratamientos, representando uno de cada cinco casos atendidos.

 

El informe recoge como en 2008 finalizaron el programa educativo-terapéutico al un total de 268 adolescentes, de los que un 69% recibió el alta mientras que el porcentaje restante (31%) finalizó el tratamiento sin cumplir los objetivos previstos.

 

 

Fuente: elmundo.es/elmundosalud – EUROPA PRESS

Anuncios

Read Full Post »