Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Alcoholismo’


Esta es la campaña que realizó el Ayuntamiento de Madrid en contra del consumo de alcohol por parte de los jóvenes. Un objetivo claro, hacer ver a los padres que ellos también son parte del problema y parte de la solución.

Anuncios

Read Full Post »


Una copa después del café de la comida. Una cerveza a media tarde. Otras cañas al salir del trabajo, que se unen ya con los cubatas de la noche. Y así, una semana tras otra hasta que un día el individuo descubre que ha desarrollado un trastorno por culpa de la bebida. Un nuevo análisis, con datos de 10 países, señala que el alcohol causa una de cada 25 muertes en el mundo y es responsable del 5% del total de las enfermedades.

(más…)

Read Full Post »


«Una novela de fuerte graduación que se bebe de un tirón y un libro que embriaga, aunque no produce resaca». Son palabras de Fernando Iwasaki, escritor y colaborador de ABC de Sevilla para presentar el libro «Vino torcido», con el que Joaquín Santaella introduce al lector en un centro de rehabilitación de alcohólicos, con el aval de su propias vivencias en una institución de estas características.

 

El autor, escritor y periodista madrileño, plantea en formato de un diario el particular descenso a los infiernos de cada personaje. Tiene la obra un valor testimonial, no documental y no pretende dar ni recetas ni fórmulas mágicas para superar la enfermedad sino narrar con verosimilitud, aun jugando a la ambigüedad, el problema del alcoholismo.

 

En la presentación del libro, que tuvo lugar anoche en el Real Círculo de Labradores, Fernando Iwasaki resaltó el carácter de novela de la obra de Santaella y su alejamiento del clásico libro de autoayuda e incluso de su adscripción a las memorias.

 

El mundo, en esta obra, queda reducido al microcosmos del centro de rehabilitación, tal y como detallo Iwasaki, y «cada una de las criaturas que desfilan» por la novela, «encarnan una parte de la sociedad.

 

A pesar del cierto pesimismo que intrísecamente conlleva el tema, Santallea «deja abierta una rendija que permite a sus personajes lucar por salir de aquel infierno». Así, Iwasaki tilda cada uno de los infiernos de los personajes que desfilan por el libro de «interiro, personal e intransferible» en medio de esa «elección consciente y deliberada por el abismo del alcohol».

 

Santaella, tal y como lo describió Fernando Iwasaki, es un «melancólico. Medio filósifo, medio marqués, medio psicólogo y hasta medio andaluz», y deja en «Vino torcido», a parte de la «certeza de no estar ofreciendo ninguna fórmula magistral que le pueda servir a otra persona», las «pequeñas victorias de su épica íntima» y el testimonio verdadero trasmutado en novela.

 

 

 

Fuente: abcdesevilla.es

Autor: A. Flórez

Read Full Post »


De acuerdo con los resultados de un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Nottingham (Reino Unido) y publicados en el último número de la revista Pediatrics, unos escasos y contados episodios en los que una mujer embarazada bebe cuatro o más copas de alcohol puede aumentar el riesgo de que su hijo padezca problemas de salud mental en la niñez.

 

En palabras del Dr. Kapil Sayal, investigador principal del estudio, “los patrones de consumo de alcohol durante el embarazo por episodios de borrachera son tan importantes como los niveles promedio de consumo en cuanto al riesgo de problemas de salud mental y aprendizaje en la infancia conferidos al bebé”.

 

Mediante el empleo de datos del Avon Longitudinal Study of Parents and Children, los expertos examinaron los efectos del consumo excesivo de alcohol, por parte de la madre durante el segundo y el tercer trimestre de embarazo sobre la salud mental de los niños. El estudio incluyó a 6.355 niños, seguidos durante 47 meses, y 5.599, evaluados durante 81 meses.

 

El consumo compulsivo de cuatro o más bebidas alcohólicas en un día incrementó el riesgo de problemas de salud mental, especialmente de hiperactividad, en las niñas tanto a los 47 como a los 81 meses; y en los varones a los 81 meses.

 

Estas relaciones persistieron incluso ante la ausencia de consumo diario de alcohol durante la gestación. Las borracheras maternas no parecieron afectar el coeficiente intelectual, después de tener en cuenta los posibles efectos de otros factores de riesgo.

 

Como concluyen los autores, “en conjunto con nuestros hallazgos previos sobre los efectos del consumo ocasional de alcohol en el primer trimestre de embarazo, parece haber efectos importantes sobre la salud mental del niño tanto por contextos de bajo nivel de consumo constante como por episodios ocasionales de borrachera”.

 

 

Fuente: JANO.es

Read Full Post »


Los intentos del gobierno australiano por frenar el insumo excesivo de bebidas alcohólicas se han topado con la férrea resistencia de muchos grupos que insisten en que la bebida es parte de la cultura nacional.

 

Las autoridades consideran necesarias las nuevas restricciones a fin de limitar el alcoholismo y la violencia que ello engendra, pero muchos australianos sostienen que el plan nunca prosperará en este país célebre por la afición de sus ciudadanos a la cerveza.

 

En los últimos seis meses, el gobierno ha lanzado una multimillonaria campaña publicitaria contra la práctica de beber impulsivamente, ha cobrado un severo impuesto a las bebidas mixtas favorecidas por los jóvenes, y ha estipulado horas de cierre para los bares nocturnos. “Urge cambiar nuestros hábitos de consumo de licor, en eso no se puede negociar”, dice el doctor Gordian Fulde, del Hospital St. Vincent de Sydney. “Si no lo hacemos, perderemos este país”.

 

Otros denuncian las restricciones como poco más que una maniobra política basada en un estereotipo exagerado del carácter nacional.

 

En marzo, el primer ministro Kevin Rudd anunció una campaña de 34,7 millones de dólares contra la bebida descontrolada, con anuncios publicitarios y donaciones a grupos comunitarios. “Es el colmo que nos dé sermones de cómo beber el mismo tipo que hace cinco años fue a Nueva York y se emborrachó en un bar de bailarinas exóticas”, escribió la periodista Miranda Devine, del Sydney Morning Herald. Rudd ha expresado arrepentimiento por su aventura en un bar neoyorquino.

 

En el sitio de internet Facebook han surgido varios grupos que se oponen a las medidas del gobierno, incluyendo uno que se llama “Aussies Against the Alcohol Tax Increase” (Australianos contra el impuesto al alcohol”), que lleva ya más de 68.000 miembros.

 

“La bebida excesiva es un problema serio y los jóvenes no deben andar emborrachándose”, declaró el fundador de ese grupo en Facebook, Justin McCoy, “pero los que simplemente quieren tomarse un trago después del trabajo no deben pagar por los pecados de los demás”.

 

 

Fuente: univision.com

Read Full Post »


Un equipo internacional dirigido por un español trabaja en la que podría ser la clave para curar la adicción al alcohol. 

 

 

El alcoholismo es un problema social y sanitario que hace verdaderos estragos. En España, este trastorno está asociado directamente a 22.000 muertes anuales, mientras que el 29,5 por ciento de los accidentes mortales de tráfico los provocan conductores ebrios.

 

Médicos y científicos han buscado sin éxito durante décadas remedios para tratar el alcoholismo. Ahora, un equipo internacional dirigido por el español Raúl Pastor, del Área de Psicobiología de la Universidad Jaime I de Castellón, y coordinado desde el Centro de Estudios sobre el Alcohol de la Universidad estadounidense de Oregón en Portland, ha dado con la que podría ser la llave que desencadena la llamada hipersensibilización neuronal al etanol, antesala del alcoholismo.

 

Según publica en su último número la revista «PNAS», el experimento, realizado sobre ratones pero extrapolable a humanos, ha logrado bloquear por primera vez los receptores neuronales responsables de la toxicomanía.

 

El cerebro de los adictos al alcohol sufre una serie de cambios neuroplásticos que les vuelven hipersensibles a la droga. En los llamados factores de liberación de la corticotropina (CRF) está la llave que desencadena la hiperreacción. En la fase de desarrollo, los CRF actúan sobre áreas cerebrales donde se segregan las hormonas que producen poco a poco la neuroadaptación al etanol.

 

Una vez acostumbrado el cerebro, el alcohol sortea el recorrido cerebral de los no adictos y actúa directamente a través de los CRF para manifestar rápidamente y con bajas dosis los efectos embriagadores en el consumidor.

 

Los investigadores desactivaron selectivamente ambos receptores en ratones de laboratorio y descubrieron que, después de altas dosis durante 10 días consecutivos, los roedores que carecían de los CRF1 o de ambos no se volvían «alcohólicos». Según Pastor, «los tratamientos que bloquean los CRF1 podrían ser eficaces para tratar la adicción al alcohol».

 

 

Fuente: larazon.es

Read Full Post »