Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Bebés’


De acuerdo con los resultados de un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Nottingham (Reino Unido) y publicados en el último número de la revista Pediatrics, unos escasos y contados episodios en los que una mujer embarazada bebe cuatro o más copas de alcohol puede aumentar el riesgo de que su hijo padezca problemas de salud mental en la niñez.

 

En palabras del Dr. Kapil Sayal, investigador principal del estudio, “los patrones de consumo de alcohol durante el embarazo por episodios de borrachera son tan importantes como los niveles promedio de consumo en cuanto al riesgo de problemas de salud mental y aprendizaje en la infancia conferidos al bebé”.

 

Mediante el empleo de datos del Avon Longitudinal Study of Parents and Children, los expertos examinaron los efectos del consumo excesivo de alcohol, por parte de la madre durante el segundo y el tercer trimestre de embarazo sobre la salud mental de los niños. El estudio incluyó a 6.355 niños, seguidos durante 47 meses, y 5.599, evaluados durante 81 meses.

 

El consumo compulsivo de cuatro o más bebidas alcohólicas en un día incrementó el riesgo de problemas de salud mental, especialmente de hiperactividad, en las niñas tanto a los 47 como a los 81 meses; y en los varones a los 81 meses.

 

Estas relaciones persistieron incluso ante la ausencia de consumo diario de alcohol durante la gestación. Las borracheras maternas no parecieron afectar el coeficiente intelectual, después de tener en cuenta los posibles efectos de otros factores de riesgo.

 

Como concluyen los autores, “en conjunto con nuestros hallazgos previos sobre los efectos del consumo ocasional de alcohol en el primer trimestre de embarazo, parece haber efectos importantes sobre la salud mental del niño tanto por contextos de bajo nivel de consumo constante como por episodios ocasionales de borrachera”.

 

 

Fuente: JANO.es

Anuncios

Read Full Post »


Hace 20 años aproximadamente las mujeres se incorporaron de forma masiva al hábito tabáquico. Entonces el cáncer de pulmón se diagnosticaba en su práctica totalidad entre los varones. Hoy, dos décadas después, el cigarrillo está pasando factura a las mujeres.

 

El doctor Vicente Guillem, jefe de Oncología Médica del Instituto Valenciano de Oncología (IVO), explicó ayer que se observa un aumento del cáncer de pulmón entre las mujeres, mientras que hasta los últimos tiempos “se veían unos tres casos al año”. El especialista relacionó esta circunstancia con el hábito de fumar y apuntó que para luchar contra la patología “todo lo que se haga contra el tabaco es poco”.

 

El presidente de la Fundación IVO, el doctor Antonio Llombart, también incidió en estas cuestiones. Explicó que en España se está registrando “un aumento discreto” del número de casos porque las campañas contra el tabaco “todavía no están dando resultados” ya que el cáncer de pulmón tiene una latencia de unos 20 años.

 

La población de riesgo es una persona que lleve más de 20 años fumando una cajetilla diaria, mientras que la disminución del riesgo es progresivo a partir del día en que se apaga el cigarrillo definitivamente.

 

Llombart recalcó que más importante que el diagnóstico temprano, cuando aún no hay síntomas, es “la educación sanitaria de la población” ya que resulta “menos caro y más factible”. También apuntó que hay que atender a la vinculación entre cáncer y sobrepeso y explicó que especialmente los tumores de útero, mama, y colon se asocian a una mala alimentación, al sobrepeso y la obesidad.

 

Los expertos realizaron estas declaraciones en la inauguración de la unidad de diagnóstico precoz de cáncer de pulmón puesta en marcha por el IVO. Es el único centro español, junto con la Clínica Universitaria de Navarra, adscrito al Programa Internacional de Acción Precoz frente al Cáncer de Pulmón.

 

El trabajo del centro ha dado los primeros frutos. De hecho, entre los 642 pacientes que se han sometido a revisión, se han detectado 10 tumores, seis de ellos pulmonares. Dos se localizaron en estadios iniciales y eran operables y el resto se están tratando sin necesidad de cirugía.

 

El conseller de Sanidad, Manuel Cervera, destacó la importancia de la detección temprana, ya que la supervivencia a cinco años en pacientes de la mayoría de tumores malignos que son diagnosticados en momentos iniciales “es cercana al 90% y entre el 10 y el 15% cuando la enfermedad ya está diseminada”.

 

Según los datos de la Conselleria de Sanidad, en la Comunitat en el año 2007, se produjeron 10.097 (26%) muertes por cáncer, 6.264 hombres y 3.833 mujeres.

 

El cáncer es la primera causa de muerte entre varones (30,8%) junto con patologías del sistema circulatorio (29,7%). Para las mujeres supone la segunda causa (20,8%) tras las enfermedades del sistema circulatorio (37,8%). En concreto, el cáncer que más muertes produjo en ambos sexos fue el de pulmón (20,69%), seguido del cáncer de colon (9,67%), próstata (9,11) y mama (5,88%).

 

 

Fuente: lasprovincias.es

Read Full Post »


Solo el 20 por ciento de las fumadoras dejan el tabaco al quedarse embarazada, a pesar de que fumar durante el primer trimestre de gestación multiplica por dos la probabilidad de que el feto nazca muerto y aumenta en un 80% la posibilidad de que el bebe muera en el primer año de vida por el Síndrome de Muerte Súbita.

Así se ha puesto de manifiesto durante la presentación del informe “Situación del tabaquismo activo y pasivo en el siglo XX; ¡hay que mejorar!”, elaborado por el Consejo Asesora Científico del Colegio de Médicos de Valencia, en el que se destaca que un treinta por ciento de los niños está expuesto diariamente al tabaco. “Si la mujer dejara de fumar durante el embarazo se podría evitar la muerte de 744 niños al año en España”, ha asegurado Francisco Carrión, neumólogo del Hospital Clínico de Valencia.

El presidente del Consejo, el pediatra Carlos Paredes, ha asegurado que los niños son los “más sufridores del tabaco” y ha considerado como una “forma de maltrato” la exposición de los menores al humo. Según Paredes, diversos estudios han demostrado la acción que el consumo de tabaco durante la gestación tiene en la aparición de lesiones del corazón del feto, ya que un análisis de 7.000 embarazos de madres fumadoras detectó defectos septales (en la unión del tabique entre la aurícula y la ventrícula).

Francisco Carrión ha señalado que el humo del tabaco tiene cerca de 5.000 sustancias tóxicas, unas 50 de ellas cancerígenas, que pasan al feto de la mujer embarazada. Además, la concentración de un metabolito de la nicotina, la cotinina, en el líquido amniótico es ocho veces más elevada en las gestantes fumadoras que en las no fumadoras y las concentraciones en el feto de esta sustancia representan hasta el 90 por ciento de los valore maternos durante el embarazo.

A juicio de Carlos Paredes, la Ley antitabaco del Gobierno ha servicio para controlar el consumo en los lugares de trabajo, pero no en el hogar, donde en dos años solo ha disminuido el consumo de tabaco en apenas dos puntos. Francisco Carrión ha destacado la necesidad de incluir el diagnóstico y tratamiento del tabaquismo en la etapa prenatal, aunque ha precisado que para atender a las mujeres embarazadas y sus parejas fumadoras es necesaria una atención médica altamente especializada.

Según Carrión, en España, de cada mil personas que mueren, una lo hace en relación al consumo de drogas, dos como consecuencia del Sida, veinte de accidentes de tráfico y 160 se deben al tabaquismo, y entre las enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco se incluyen cáncer de pulmón, laringe y vejiga, la cardiopatía isquémica o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Según los expertos, el abandono del tabaco implica importantes beneficios para la salud, ya que un año después de dejar de fumar el riesgo de cardiopatía isquémica disminuye en un 50 por ciento y el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón también lo hace aunque más lentamente. El tratamiento del tabaquismo se fundamenta en el consejo personalizado y en la utilización de diversos medicamentos, como la terapia sustitutiva con nicotina (en parches o chicles), el bupropión y la varenmiclina.

Carrión considera que la consideración del tabaquismo como una enfermedad ha representado un avance, ya que como cualquier otra patología se debe facilitar un diagnóstico y un tratamiento, ya que se trata de una dolencia curable.

Fuente: elperiodicodearagon.com

Read Full Post »


Una nueva investigación vuelve a alertar sobre los peligros de fumar durante el embarazo. Y es que un estudio elaborado por la American Academy of Sleep Medicine revela que la exposición prenatal al tabaco puede modificar los patrones de sueño en los prematuros recién nacidos y tener graves consecuencias para el desarrollo del cerebro del bebé.

 

Los estudios reflejan también que los neonatos de madres fumadoras presentan más movimientos durante el sueño, lo que lleva a uns ueño más fragmentado y perturbado, y corren más riesgo de sufrir déficit de atención durante la infancia.

 

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron cuarenta bebés prematuros sanos a cuyas madres se preguntó la cantidad de cigarros habían fumado durante su embarazo, para determinar el nivel de exposicición del útero al tabaco. Posteriormente se hicieron tres grupos, separando los bebés cuyas madres aseguraron no haber fumado nada durante el embarazo, las que fumaron menos de 10 cigarrillos al día (fumadores bajos) y las que superaron esta cifra (fumadores pesados). Estos niños fueron grabados por las noches en salas aisladas, con el objetivo de medir el tiempo de sueño y la frecuencia de la vigilia. Los investigadores también prestaron un especial interés al número y a la duración de los movimientos corporales.

 

Los resultados señalaron que los bebés prematuros nacidos de madres que fumaban más de 10 cigarillos al día mostraban perturbaciones en la calidad y la continuidad del sueño. Y es que entre las siete de la tarde y las ocho de la mañana, estos bebés dormían casi dos horas menos que los nacidos de madres no fumadoras. Además, los neonatos nacidos de madres fumadoras presentaban más movimientos y, por lo tanto, un sueño más fragmentado y perturbado.

 

Los resultados indicaron que, incluso casi treinta días sin la exposición postnatal al tabaco o a la nicotina, los niños expuestos en el útero a altos niveles de tabaco, seguían mostrando una mayor alteración en la organización de los distintos estados de comportamiento.

 

Frederic Telliez, investigador principal del estudio y profesor de neurociencia en la Universidad de Picardie Julio Verne, en Amiens (Francia), explica que la integridad y la calidad del sueño es fundamental para el desarrollo del cerebro en los recién nacidos. Así, esta interrupción del sueño puede predisponer a los recién nacidos a alteraciones en algunas funciones fisiológicas (como la respiración) y puede dar lugar, a largo plazo, a trastornos neurocognitivos. Asimismo según los autores del estudio, los procesos anormales del sueño pueden alterar las respuestas cardiovasculares y respiratorias, poniendo en peligro la vida.

 

Pero la exposición prenatal a altos niveles de tabaco puede conllevar más problemas como un déficit de atención sostenida en la infancia o a una mayor impulsividad en la adolescencia, efectos que podrían ser causados por los cambios en el sueño. La exposición prenatal de fumar también podría estar muy relacionado con el Síndrome de Muerte Súbita Infantil (SIDS).

 

Sin embargo, Telliez se mantiene optimista. “El desarrollo del cerebro es conocido por su capacidad de reorganizarse en respuesta a la estinulación proporcionada por el medio ambiente postnatal”, asegura Telliez. “Por ello, es posible que estos recién nacidos, en caso de no estar expuestos al consumo de tabaco después del nacimiento, recuperen y desarrollen las estructuras normales del sueño”, añade en declaraciones a la revista “Sleep” recogidas por otr/press.

 

Tras el análisis de los tres grupos de prematuros, los investigadores también encontraron diferencias en cuanto al peso. Así, los neonatos nacidos de las madres más fumadoras tenían un peso un 21% inferior de aquellas madres que se mantuvieron alejadas del tabaco. El peso de los que nacieron de madres que fumaban menos de 10 cigarrillos era un 11% inferior.

 

Los autores sugieren que este examen de las trayectorias de desarrollo neurológico de los recién nacidos expuestos al tabaquismo materno podría dar lugar a una mayor comprensión de los posibles déficit de atención que sufren los más pequeños, una mejor predicción e intervenciones clínicas más precisas.

 

Fuente: europapress.es

Read Full Post »