Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Canarias’


La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha presentado la publicación de un estudio realizado en Canarias sobre ‘Sustancias adictivas y adolescencia’, a través del cual se pretende facilitar la efectividad en las intervenciones que prevengan el consumo de sustancias en la adolescencia. 

 

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha presentado la publicación de un estudio realizado en Canarias sobre ‘Sustancias adictivas y adolescencia’, a través del cual se pretende facilitar la efectividad en las intervenciones que prevengan el consumo de sustancias en la adolescencia.

 

Esta investigación ha sido promovida y financiada por la Consejería de Sanidad a través de la Fundación Canaria para la Prevención e Investigación de las Drogodependencias (FUNCAPID) dependiente de la Dirección General de Atención a las Drogodependencias, y ha sido realizada por el Colegio Oficial de Psicólogos de Las Palmas.

 

Fruto de esta colaboración, el pasado mes de julio se presentó la reedición financiada por la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias de otras tres publicaciones sobre drogodependencias en mujeres elaboradas por el Colegio de Psicólogos de Las Palmas. La información obtenida facilita a los profesionales el diseño de programas preventivos que satisfagan las necesidades particulares de la población femenina de las Islas en materia de drogodependencias.

 

La investigación sobre Sustancias Adictivas y Adolescencia presentada hoy recoge las valoraciones, experiencias y recomendaciones de jóvenes, progenitores y educadores canarios sobre el consumo de drogas en los adolescentes. La investigación se ha llevado a cabo en centros educativos públicos y concertados del ámbito de la Comunidad Autónoma de Canarias, en islas capitalinas y no capitalinas y en diferentes entornos: urbano, rural, centro y periferia.

 

Mediante la técnica de grupos focales se analizaron los conocimientos, actitudes, experiencias y motivaciones de los jóvenes canarios de centros de enseñanza secundaria y de adultos implicados en su socialización y educación (padres y profesores) sobre el consumo de sustancias psicoactivas en la adolescencia; además de las recomendaciones que ofrecen para hacer efectiva la prevención. Este estudio permite conocer cómo enfocan los adolescentes de ESO y Bachiller el uso de sustancias psicoactivas. Además, muestra cómo abordan los progenitores el fenómeno de las drogas con sus hijos y cómo percibe el profesorado el consumo de drogas de los adolescentes que educan.

 

La escasez de investigaciones en el área de las drogodependencias de tipo cualitativo hacen que no se haya explorado la riqueza de sus datos y la interpretación de los afectados considerando las valoraciones, opiniones y recomendaciones de los adolescentes, progenitores y formadores acerca del consumo de sustancias en la adolescencia. Esta modalidad se convierte en un importante complemento de los estudios cuantitativos.

 

Para esta investigación, se recogieron datos de primera mano y sin intermediación mediante técnica grupal en la que los participantes comprendían el significado de la naturaleza interna  de las cosas de modo intuitivo, mediante la exposición de las actitudes, sentimientos, creencias y reacciones que pueden ser reveladas con más facilidad por la vía de la reunión y la interacción.

 

En 35 grupos (181 adolescentes, progenitores y educadores) de 6 centros educativos de Canarias  se ha recopilado toda la información derivada de lo que han revelado los jóvenes y adultos con respecto a su enfoque acerca del consumo de sustancias psicoactivas en la adolescencia, permitiendo orientar actuaciones preventivas que sean efectivas y realmente logren revertir la tendencia de consumo actualmente observada.

 

La investigación se ha llevado a cabo desde una triple perspectiva: integral, de género y participativa. El uso de sustancias entre géneros juega un papel diferencial, de esta forma se puede determinar las especificidades de mujeres y hombres para aumentar la efectividad de las posteriores intervenciones.

 

Entre los resultados emanados de este estudio destacan las coincidencias mostradas entre estudiantes, progenitores y profesorado en cuando a las percepciones, valoraciones y recomendaciones. En este sentido, las partes referidas consideran prioritario recibir información actualizada sobre los efectos perjudiciales y consecuencias negativas de las sustancias. Los tres colectivos reconocen el papel esencial de la familia en la prevención y manejo del consumo de sustancias en los adolescentes y la necesidad de mejorar su preparación en ello. Asimismo, reconocen que el centro educativo es un marco idóneo para que el alumnado tenga acceso a información y comunicación de riesgos de sustancias.

 

Fuente: DGAD

Anuncios

Read Full Post »


El Ayuntamiento de La Laguna trabaja desde hace años para tratar de concienciar a los jóvenes sobre los males del consumo de drogas y su banalización social. La nueva política municipal en materia de drogodependencia prima por ello a la persona y sus valores familiares, dejando de lado las sustancias.

 

Hace cincuenta años, los técnicos en drogodependencia combatían el consumo de sustancias estupefacientes focalizando su atención en las propias drogas y dejando de lado el concepto de persona. No funcionó. Décadas después, el sistema pasó a igualar en importancia ambos conceptos. Y tampoco funcionó. Hoy en día, lo que vale es la persona y su entorno, y la droga, cualquiera que sea, es reducida a su mínima expresión. Y sí funciona.

 

Esta es la política que, desde hace años, está llevando a cabo el Ayuntamiento de La Laguna para intentar disminuir el uso de drogas en el municipio, según explicaron el concejal de Deportes, Javier Álvarez, y Miguel Tomé, técnico de Drogodependencias que trabaja para la corporación.

 

En este mundo, que se mueve a base de lemas que buscan remover el interior de los drogodependientes, destaca uno por encima de todos: “Un solo uso puede acarrear problemas”. No importa la droga que sea, no importa lo bien pintada que esté en la sociedad. Son drogas, y como tales actúan; atrayendo, enganchando, engullendo y matando.

 

Cada lema es el producto de “una idea fuerza”, un concepto sobre el que se fundamenta la lucha contra la drogadicción. Son muchas, pero todas ellas van en la misma dirección. “Lo primero y fundamental es tener claro que toda situación de uso de drogas no es más que una conducta no saludable fruto de los valores de la sociedad en que vivimos”, explica Tomé.

 

La segunda “idea fuerza” que explica la facilidad con la que muchos jóvenes se inician en el consumo de drogas es “su banalización” (sobre todo el cannabis). “No pasa nada, yo controlo”, esta es la frase que más escuchan los técnicos en drogodependencia. Pero, en el fondo, nadie controla.

 

Otra de las “ideas fuerza” sobre las que trabaja la corporación es el hecho de que “este no es un problema del ayuntamiento, ni de los médicos, ni de los políticos, es un problema de todos, y todos tienen que poner de su parte”.

 

Sobre estas bases, el consistorio ha elaborado una línea de actuación que pasa por trabajar la prevención con la familia, según detalla Javier Álvarez.

 

“Trabajamos con la familia desde que los menores tienen tres años para generar en ellos hábitos y competencias sociales. Se trata de que cada niño escriba su propia historia, de que sean capaces de gestionar sus propios riesgos”, y esto sólo se consigue teniendo una base de valores muy fuerte y asentada, indica Tomé.

 

¿Por qué te drogas?.- ¿Por qué se droga una persona? Si se sabe el porqué, se saben las respuestas. Al respecto, Miguel Tomé señala que “todo radica en el contexto donde esa persona se mueve y donde se ha educado, en sus valores y hábitos de vida. Nuestro reto es cómo llegamos a las personas pro experimentadoras, aquellas que consideran que experimentar con una sustancia es algo deseable”.

 

A la hora de hablar de cifras y estadísticas, Miguel Tomé muestra su preocupación por el alarmismo que crean y por la poca funcionalidad que tienen. “El difundirlas no cambia nada porque la gente ya está habituada a oír los elevados consumos de cocaína”, manifiesta este técnico.

 

Aún así, los números sirven para hacerse una composición de cómo camina el consumo de las diversas sustancias estupefacientes en La Laguna.

 

Para el ayuntamiento, el foco de preocupación principal en la actualidad es el consumo de cannabis. “La edad media en la que un niño fuma por primera vez cannabis está entre los 14 y los 15 años. Contra esto hay que desarrollar dos actuaciones muy serias, en cuanto prevención y en cuanto a control policial, porque si yo soy padre no me gusta que mi hijo vea a alguien fumando maría por la calle”, explica Tomé.

 

Asimismo, el técnico en drogodependencias cuenta que, “a efectos asistenciales, hablamos de policonsumidores: personas que consumen varias sustancias”.

 

Por otro lado, “en nuestro municipio están fumando, de manera diaria, el 30% de las personas. Pero en este dato destaca el hecho de que, en la franja de edad de entre 25 y 35 años, son más las mujeres que fuman que los hombres”, certifica Miguel Tomé.

 

Cada droga conlleva una preocupación. Del alcohol, su alto consumo los fines de semana; del cannabis, su baja percepción de riesgo. De hecho, los jóvenes de La Laguna creen que fumar tabaco perjudica más que fumar cannabis. Algo que se explica por la cantidad de años que algunos sectores de la sociedad llevan diciendo que este tipo de droga es “guay”. Pero Tomé relata que ha visto niños con “ingresos psiquiátricos, con alucinaciones. Niños pequeños”.

 

Con todo, tanto Álvarez como Tomé se muestran escépticos sobre la concepción que los mayores tienen de la juventud. “No todos son fumadores de cannabis. Sólo el 19% de los jóvenes de entre 15 y 24 años lo fuman. Lo que pasa es que este 19% hace más ruido que el 81% restante”, explica el concejal de Deportes.

 

El “Baúl volador” es uno de los programas para la prevención del consumo de drogas que el ayuntamiento está impartiendo en 30 centros escolares del municipio. Esta actuación se centra en niños de tres a 12 años, con los que se trabaja de forma conjunta con padres y profesores.

 

Fuente: eldia.es

Read Full Post »


Se trata de un gesto cotidiano, discreto. En principio, no hace daño a nadie. Además, lo receta el médico. Simplemente hay que tomar una, o dos, o tres o cinco pastillas “de esas para los nervios” cada día. Es un gesto que realiza el 15% de la población canaria y que está generando problemas de adicción más graves que los de la cocaína. Así lo expresó ayer el médico coordinador de la unidad de atención a las drogodependencias, Miguel Dorta.

 

Dorta remarca que “el problema está en que algo que puede ser muy bueno para ayudar en un momento dado de una situación se convierte en un problema pues la ingesta se perpetúa en el tiempo”. Como norma, “yo nunca mando más de 15 días este tipo de fármacos” y recuerda que hay gente que “ha cronificado este consumo” convirtiéndose en verdaderos adictos que “no logran resolver el problema por el que acudieron, por primera vez, al médico” y que a eso se le suma una serie de indeseados efectos secundarios como “insomnio, convulsiones, un incremento de la ansiedad o taquicardias”. Además, se trata de una droga difícil de abandonar pues cursa un síndrome de abstinencia similar a la de la heroína. “Por ello, si alguien quiere dejar las pastillas, debe consultar con su médico o acudir a un centro específico”. El problema está en que muchas de estas personas asocian los tranquilizantes con salud porque es algo que cuenta con prescripción médica.

 

Consumo de cannabis

 

Casi 50.000 jóvenes de entre 14 a 18 años presentan un consumo problemático de cannabis que puede generar dependencia y problemas en su salud. El 20 % dice haberla tomado al menos una vez en los últimos 30 días.

 

Son datos de un estudio, pionero en Europa, realizado por el Plan Nacional sobre Drogas para poner en marcha nuevas políticas de acción frente al uso de esta droga, cuando se ha observado un aumento del ingreso en urgencias hospitalarias derivado de su consumo, que fue del 28% del total de ingresos por drogas.

 

 

Fuente: laopinion.es

Read Full Post »


El alcohol y la cocaína son las drogas adictivas con mayor incidencia en el archipiélago canario. Los estudios realizados por la Dirección General de Atención a las Drogodependencias del Gobierno de Canarias colocan al alcohol como la droga legal más demandada en la comunidad autónoma, por delante del tabaco.

 

La ingesta de estas bebidas alcohólicas entraña riesgos a corto y largo plazo, y cuando este consumo se convierte en adicción los efectos pueden ser devastadores: depresión, deterioro cognitivo y disfunciones sexuales son algunas de las alteraciones más comunes.

 

Fernando Gómez Pamo, director general de Atención a las Drogodependencias de Canarias, destaca que, en el apartado de sustancias ilegales, se ha producido en las Islas un relevante repunte en el consumo de heroína, aunque la cocaína sigue siendo la droga más destacada, por lo peligroso de su poder adictivo.

 

El responsable en materia de drogas advierte que la cocaína funciona como un potente estimulante del sistema nervioso, de forma que muchos trastornos cerebrales graves están asociados a este consumo. Las últimas en aparecer, las drogas de diseño, están ligadas al ocio y el desenfreno, sobre todo de gran demanda durante los fines de semana entre los jóvenes.

 

Desde la unidad de atención a las drogodependencias del Ejecutivo regional se apunta que otra de las variables importantes e influyentes, ante este fenómeno, es el encontrarse en un ambiente de marginalidad, donde se registra un consumo más amplio de sustancias. Entre los grupos de riesgo destacaron el colectivo de mujeres maltratadas, que se convierten en víctimas dobles cuando maltrato y alcohol van de la mano.

 

Otro elemento de preocupación es que el consumo de drogas aparece cada día a edades más tempranas. Las chicas inician antes el consumo de drogas legales (tabaco y alcohol), en la franja de edad de 13-14 años, mientras que los chicos son más precoces en el consumo de sustancias ilegales, aunque en un tramo de edad posterior (15-16 años).

 

En cuanto a la prevención, el director general destacó la labor desarrollada por el Ayuntamiento de La Laguna, en Tenerife, que ha desarrollado un amplio programa de prevención del consumo de drogas, premiado incluso en una convocatoria estatal sobre buenas prácticas en drogodependencias.

 

Fuente: ABC

Read Full Post »