Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Europa’


En la lucha contra el tabaquismo, la Unión Europea, además de haber firmado un convenio marco con la Organización Mundial de la Salud, ha llevado a cabo varias iniciativas que forman parte de la campaña de lucha contra el tabaquismo.

 

Con el fin de asegurar un elevado nivel de protección de la salud en la Unión Europea y como medida complementaria a la prohibición de la publicidad del tabaco y a la puesta en marcha de campañas educativas, el Parlamento Europeo (PE) aprobó, el día 24 de marzo, un informe en el que propone un aumento de los impuestos con los que se grava el tabaco para el año 2014.

 

Con ello se pretende desincentivar el consumo reduciéndolo en un 10% en los próximos cinco años y hacer frente al contrabando de tabaco dentro de la UE. En la lucha contra el tabaquismo, la Unión Europea, además de haber firmado un convenio marco con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha llevado a cabo varias iniciativas de las que se ha ido informando en sucesivos Boletines de “Europa al Día”.

 

Las medidas aprobadas por el PE son menos estrictas de las que propuso inicialmente la Comisión Europea con respecto a que hubiera dos aumentos impositivos, uno en 2010 y otro en 2014. No obstante, al tratarse de asuntos relativos a impuestos, la postura de la Eurocámara es consultiva y no vinculante, por lo que la última decisión recae sobre el Consejo, que actúa por unanimidad.

 

Estos datos implicarían que, a partir de 2014, un paquete de 20 cigarrillos estaría sometido a un impuesto mínimo de 1,50 euros. Se trata, efectivamente, de un gravamen inferior a 1,80 euros que pedía la Comisión.

 

Estas medidas impositivas forman parte de la campaña de lucha contra el tabaquismo y son complementarias a la prohibición de la publicidad del tabaco y a la puesta en marcha de programas de educación.

 

 

Fuente: elconfidencial.com

Read Full Post »


La principal exigencia de los españoles a la Unión Europea es que legalice las drogas blandas, según los datos de participación en el proyecto Consultas a la Ciudadanía Europea, una iniciativa del Ejecutivo comunitario para recabar propuestas de cara a una Cumbre Europea de Ciudadanos en mayo de 2009.

 

La Fundación Luis Vives, que se encarga de desarrollar el programa en España, ha manifestado que el 77% de los 4.000 ciudadanos que han participado en la iniciativa lo ha hecho para pedir a Bruselas que legalice las drogas blandas.

 

Los españoles se convierten así en los ciudadanos de la UE que más han participado en este programa, cuya primera fase se desarrolla a través del sitio web http://www.consultas-europeas-a-la-ciudadania.eu. En él los participantes pueden plantear, tras registrarse, cualquier propuesta a iniciativa propia, si bien a todos se les formula una pregunta común: “¿Qué puede hacer la UE para construir nuestro futuro económico y social en un mundo globalizado?”.

 

Tras la legalización de las drogas blandas (fundamentalmente hachís y marihuana), los españoles esperan de la UE protección frente a la industria cultural para intercambiar por Internet obras con derechos de autor; amparo ante las compañías de telecomunicaciones y el uso del software libre en la Administración pública.

 

También demandan servicios públicos de calidad, el establecimiento del “esperanto”, limitar los precios de los artículos durante su paso por los intermediarios, etiquetar los productos manipulados genéticamente y puertas abiertas para discapacitados.

 

Las propuestas más votadas en Internet no serán necesariamente las que se presenten en la Cumbre de ciudadanos de mayo. Alrededor de 1.500 ciudadanos serán seleccionados de forma aleatoria pero representativa de cada país para desarrollar durante marzo consultas con presencia física en cada Estado miembro de las que saldrán las iniciativas que se lanzarán en mayo. La consulta española se celebrará en Madrid entre los próximos 14 y 15 de marzo y reunirá a 100 ciudadanos procedentes de todas las autonomías.

 

Según subrayó la Fundación Luis Vives en un comunicado, la UE es cada vez más consciente de que sólo con una ciudadanía activa y participativa será capaz de construir una Europa sólida y con futuro, por eso está promoviendo diversas iniciativas encaminadas a escuchar la voz de sus ciudadanos.

 

El 70% de las decisiones que se toman en las instituciones de la UE afectan a la vida diaria de sus ciudadanos. Sin embargo, parece que estos, en gran medida, ignoran o menosprecian el impacto político y social de las decisiones que se toman en Bruselas, señala la fundación.

 

Así, incluso en países como España, que tradicionalmente se han considerado proeuropeos, son pocas las personas que utilizan las vías democráticas que el sistema pone a su disposición para participar e influir en la toma de decisiones. Según el Eurobarómetro, en diciembre de 2008 tan solo el 14% de los españoles sabía que en 2009 habría elecciones al Parlamento Europeo.

 

Consultas Europeas a la Ciudadanía supone el ensayo de una nueva fórmula de participación democrática, ante la necesidad de la UE de potenciar un acercamiento y un diálogo más directo con los ciudadanos comunitarios.

 

El resultado de los debates y las votaciones será un indicador esencial de qué les preocupa actualmente a los habitantes de la Unión y también de cuál creen que ha de ser el papel de las instituciones europeas en relación a los temas que les interesan, según la fundación.

 

 

Fuente: elmundo.es

Autor: Europa Press

Read Full Post »


 

Aunque para muchos padres no sea una sorpresa, un estudio acaba de demostrar que existe una relación directa entre las salidas nocturnas de los adolescentes y el consumo de marihuana. Tras analizar a más de 93.000 jóvenes de 15 años procedentes 31 países (entre ellos España), una investigación advierte de que los jóvenes que más a menudo salen con los amigos son también los que recurren a esta droga con más frecuencia.

 

La buena noticia es que el análisis demuestra que el consumo de cannabis ha descendido de manera generalizada en casi toda Europa entre 2002 y 2006; algo que atribuyen a que los adolescentes salen con menos frecuencia que antes. La razón, se atreven a apuntar, es que las redes sociales por Internet, los chats y los mensajes de texto a través del teléfono móvil están “recluyendo” a los adolescentes en casa más tiempo y supliendo a las relaciones cara a cara.

 

Y las cifras les dan la razón. El trabajo de Emmanuel Kuntsche y su equipo, de la universidad suiza de Lausanne, observó que el consumo de marihuana descendió en el periodo de estudio sobre todo en Inglaterra, Portugal, Suiza, Eslovenia y Canadá (con porcentajes superiores al 10%, tanto en chicos como en chicas); y algo menos en España, donde la encuesta revela un descenso del 7,7% en los varones y un 6% entre las jóvenes.

 

En paralelo, y según respondieron los propios adolescentes a través de una encuesta anónima repartida en los colegios, se redujeron las salidas con los amigos durante la semana (sobre todo en EEUU, Israel, Finlandia o Eslovenia). Aunque también en esto detectaron diferencias entre países. Así, mientras los portugueses no salen más que un día, españoles, estonios, escoceses, ucranianos y rusos encabezan la lista de los más “callejeros” con tres salidas semanales.

 

“Cuanto más salen, más habitual es que consuman cannabis”, señala Kuntshce en las páginas de la revista “Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine”. Eso quiere decir, explican, que los que salen menos tienen menos acceso a la droga o menos necesidad de autoafirmación delante del grupo.

 

Este aspecto social de la droga no ha sorprendido a los investigadores, pues como destacan en un editorial John Schulenberg y Patrick O”Malley, de la universidad de Michigan (en EEUU), algo similar les ocurre a muchos adultos con el alcohol, el tabaco y otras drogas.

 

Aunque, como ambos advierten, la solución no será tan fácil como limitar el tiempo de ocio de los adolescentes con sus amigos, sin ninguna figura autoritaria de por medio. De hecho, esta interferencia en sus actividades de grupo podría tener contraindicaciones, por lo que recomiendan algo “más complicado”: ayudarles a buscar actividades de grupo que no impliquen el fomento del consumo de cannabis.

 

La cuestión no es menor si se tiene en cuenta toda la retahíla de efectos secundarios asociados a la marihuana que no ha dejado de crecer en los últimos años. Accidentes de tráfico, depresión, problemas respiratorios crónicos, cáncer y otros problemas mentales son sólo algunos de los que menciona el artículo.

 

 

Fuente: elmundo.es/elmundosalud

Autor: María Valerio

Read Full Post »


Entre 7.000 y 8.000 personas mueren cada año en la Unión Europea por consumo de drogas; entre los jóvenes, las sobredosis son una de las principales causas de fallecimiento. Las drogas son causa directa del contagio del virus del sida a 3.000 personas al año, y cuatro de cada diez usuarios de jeringuillas son portadores del virus de la hepatitis C. Los datos proceden del informe anual del Observatorio Europeo de las Drogas y Toxicomanías que fue presentado el jueves en el Parlamento Europeo.   

 

El informe también hace notar que las tres cuartas partes de las más de 120 toneladas de cocaína incautadas cada año en Europa son interceptadas en España y Portugal. Los problemas sanitarios derivados del consumo de drogas cuestan sesenta euros al año a cada europeo, y entre 2001 y 2006 “en los Estados miembros de la UE, el número notificado de delitos contra las leyes antidroga aumentó de media en un 36% por ciento”.

 

A pesar de estos datos, el director del Observatorio, Wolfgang Götz, destaca “en el plano positivo que el consumo de droga en Europa parece estar estabilizándose en Europa”, aunque admite que “si bien hemos hecho progresos, debemos concluir que aún nos queda un largo camino que recorrer”.

 

El informe destaca que la droga más consumida en el mundo continúa siendo el cannabis. En Europa, se calcula que alrededor de cuatro millones de adultos lo consumen a diario. El segundo lugar lo ocupa la cocaína, cuyo uso sigue aumentando en Europa, donde el cuatro por ciento de los adultos admite haberla tomado en al menos una ocasión. Las anfetaminas, el éxtasis y el LSD se sitúan en la tercera posición: once millones de europeos confiesan haber consumido anfetaminas, y 9,5 millones dicen haber probado el éxtasis.

 

Las cifras del consumo de opiáceos no son menos alarmantes: en la mayoría de los Estados miembros de la Unión Europea, entre el 50 y el 80 por ciento de las solicitudes de tratamiento incluyen estas sustancias como droga principal. Para el eurodiputado italiano de la Izquierda Unitaria Europea Marco Cappato, es imperativo “incluir a Afganistán, el principal productor de opio del mundo”, en la lucha contra la implantación de esta droga.

 

De hecho, el pasado 8 de julio el Parlamento Europeo ya expresó en una resolución su “profunda preocupación por el cultivo y tráfico de opio en permanente expansión y por sus graves implicaciones para la política y la seguridad” en Afganistán y los países de su entorno.

 

Los opiáceos también están muy presentes en las nuevas drogas, como el fentanilo, un opiáceo sintético cuyo origen “no está claro, aunque hay indicios de que se produce de forma ilegal en países fronterizos con la Unión Europea” y “significativamente más potente que la heroína”, cuyo consumo “puede ser extremadamente peligroso”.

 

Además, del fentanilo, los Estados miembros de la Unión Europea han reportado otras sustancias “nuevas” que han sido incluidas en sus sistemas de control del tráfico de drogas, como el BZP, con efectos similares a los de la anfetaminas, el MCPP, parecido al éxtasis, o el GHB, un medicamento utilizado para el tratamiento del alcoholismo en Austria e Italia y como anestesia en Francia y Alemania. Otra de las sustancias que va ganando terreno es la ketamina.

 

Para el Presidente del Observatorio Europeo de las Drogas y Toxicomanías, Marcel Reimen, en Europa “falta una visión clara del mercado de drogas y su dinámica”. En su opinión, “la panorámica del mercado actual, dividido, sugiere que en lugar de centrarnos en sustancias individuales debemos adoptar una estrategia global sobre estimulantes”.

 

Otros participantes incidieron en la importancia de identificar a los grupos de riesgo, mientras que la eurodiputada socialista española Bárbara Dührkop quiso saber por qué la prevención no forma parte del programa educativo en los colegios. El director del Observatorio Wolfgang Götz aseguró que “no hay datos que evidencien que eso funcione”.

 

 

Fuente: europarl.europa.eu

 

 

Más información :

 

Informe

Read Full Post »


Cocaína para un sexo más intenso y duradero, éxtasis, el favorito de los chicos, para aguantar más; cannabis, para relaciones con mayor sensualidad; alcohol, como comodín, para todo, pero especialmente para lograr la desinhibición que permite ligar. Un estudio realizado en varios países y publicado en BMC Health pone de manifiesto la tendencia entre los jóvenes europeos a recurrir a las drogas con fines relacionados con la sexualidad.

 

La investigación parte de una muestra de 1.341 jóvenes de entre 16 y 35 años que frecuentan los garitos de moda en Liverpool, Palma de Mallorca, Viena, Atenas, Venecia, Lisboa, Berlín, Brno en la República Checa y Ljubljana en Eslovenia. Según este estudio, un 28,6% de los jóvenes usa el alcohol exclusivamente para encontrar pareja, y un 26,2% toma cocaína para prolongar el sexo. En la muestra se han seleccionado a jóvenes que frecuentan los lugares de marcha y no pretende ser representativa de este segmento de edad, pero señala una tendencia en ciertos ambientes en los que el consumo de drogas está culturalmente más aceptado y donde menos conciencia del riesgo existe.

 

“No es coincidencia entre que mientras que hay jóvenes que beben y luego lamentan las relaciones sexuales que han mantenido bebidos existe también un uso consciente de sustancias como el alcohol con la finalidad de encontrar pareja. Y es significativo que uno de cada cinco consumidores de cocaína lo hace exclusivamente para explorar sensaciones sexuales”, afirma Mark Bellis, investigador del centro de Salud Pública de la Universidad John Moores de Liverpool.

 

“Lo más sorprendente es la idea de estos jóvenes de que las drogas están ahí para servirse, para ellos tienen un sentido utilitario”, explica el psiquiatra Amador Calafat, de la asociación europea Irefrea, que dirige el estudio. “A la mayoría le parece normal utilizar drogas para el sexo, lo hagan mucho o poco, y tan sólo un porcentaje ínfimo se plantea el porqué”, añade.

 

El estudio se centra en tres aspectos: las implicaciones de las drogas en la iniciación al sexo, su uso para lograr determinados efectos sexuales y las consecuencias que ello tiene para la salud pública, particularmente la práctica de sexo no seguro. El estudio muestra, por ejemplo, una fuerte relación entre consumo habitual de drogas y precocidad en el inicio sexual, algo que afecta especialmente a las chicas: aquellas que toman drogas de forma habitual antes de los 16 años tienen seis veces más posibilidades de haberse iniciado antes en la práctica del sexo. En el caso de los chicos es tres veces más probable. El estudio también muestra una relación entre ciertos tipos de drogas y una mayor promiscuidad: los consumidores regulares de cocaína tienen cinco veces más posibilidades de haber tenido más de cinco parejas en el último año. Y los que abusan del alcohol son más propensos a haber tenido más de cinco parejas en el último año y haber practicado sexo sin protección. El intercambio de sexo por droga es una práctica asociada al consumo regular de cocaína y éxtasis; de uno de cada siete consumidores de éxtasis ha realizado esta práctica en el último año.

 

Las consecuencias del estudio son claras: una política de prevención del consumo entre los jóvenes ha de tener en cuenta el componente sexual. “No podemos tratar de solucionar el problema del alcohol, de la droga y de las relaciones sexuales no seguras de manera aislada, porque para mucha gente joven las tres cuestiones forman parte de una noche de marcha”, afirma el profesor Bellis. En su opinión, hay que cambiar la percepción de las drogas: “Igual que fumar era considerado sexy hace unos años y esa imagen ha cambiado mostrando cómo una persona que fuma no es sexy por cuestiones como el olor, deberíamos insistir en que, lejos de lo que creen muchos jóvenes, los efectos que las drogas tienen en el rendimiento sexual son muchas veces muy negativos”.

 

 

Fuente: elpais.es

Read Full Post »