Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Menores’


El actual secretario general de la Organización Médica Colegial (OMC) y único candidato a la presidencia de esta entidad, el Dr. Juan José Rodríguez Sendín, ha solicitado en el día de hoy que se reforme la Ley Antitabaco para mejorar su cumplimiento y ha abogado por retomar la lucha contra el consumo de alcohol entre los jóvenes en lugar de “seguir mirando para otro lado” ante lo que considera un grave riesgo para la salud de los españoles. Según sus palabras, “es evidente que cualquier niño puede comprar una botella de alcohol”, algo que considera “patético” y que debe ser regulado. A su juicio, son “muertes evitables” que derivan del deterioro y pérdida de calidad de vida que provoca el consumo de alcohol en los menores. De hecho, y después de las críticas que sufrió la anterior ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, al proponer una norma para frenar el consumo de alcohol entre los jóvenes, el candidato a la presidencia de la OMC aseveró que “nadie está prohibiendo el vino, sino que los niños con 13 años no consuman alcohol”. A este respecto, sin embargo, ha lamentado que “cuando hay tanta gente, incluso el Estado, que gana tanto dinero con el tabaco y el alcohol, y cuando los poderes vinculados al tabaco y al alcohol son los que mandan, ¿qué vamos a hacer los médicos?”. En su opinión, el consumo de alcohol necesita de una norma que lo regule, sobre todo en periodos de crisis económica como el actual, ya que se trata de “uno de los grandes consoladores de los problemas de los españoles, el más barato que actúa como ansiolítico y de fácil acceso”. Por otro lado, el Dr. Rodríguez Sendín ha abordado diversos temas de cara a su futura presidencia de la OMC, como las relaciones con el Ministerio de Sanidad y las modificaciones que prevé para los estatutos de esta entidad. Sobre lo primero, aseguró que la comunicación con el departamento de Bernat Soria es “excelente” aunque la política a seguir debe ser “de camas separadas”, en la que cada entidad hable de lo que corresponda. De hecho, no ha descartado “posibles desencuentros” en temas puntuales, como también ha admitido que sucede con colegios profesionales como el de Enfermería por la prescripción enfermera, ya que, según Rodríguez Sendín, “cada uno defiende lo suyo”. Del mismo modo, ha explicado que la OMC regulará la filtración de documentos que todavía no estén aprobados por la Asamblea General para evitar que haya presiones a miembros de este organismo antes de la votación ya que, de lo contrario, “por presumir de transparencia se pasaría a pornografía”. Otros temas de futuro para su nueva etapa al frente del Consejo General de Colegios de Médicos serán la elaboración de un documento para tipificar las agresiones que sufren los facultativos en las consultas y la actualización del código deontológico y de los estatutos de esta entidad. A su juicio, “la profesión médica debe estar autorregulada”. Fuente: JANO.es

Anuncios

Read Full Post »


Aunque en España está prohibida la venta de alcohol a menores (excepto en Asturias, donde es a partir de los 16 años), los adolescentes lo tienen muy fácil. Un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha demostrado que en el 75% de las ocasiones los adolescentes obtienen el alcohol sin problemas. No obstante, el mapa es desigual según las ciudades. El madrileño, por ejemplo, podrá comprar whisky en uno de cada tres sitios, mientras que el valenciano tendrá un 92% de posibilidades de que se lo vendan a la primera.

 

Tomando como muestra seis ciudades, Barcelona, Bilbao, Granada, Madrid, Valencia y Valladolid, la organización ha probado, con voluntarios de entre 15 y 17 años, cómo de fácil lo tienen los menores para acceder a la cerveza y al whisky.

 

La cerveza es accesible en el 81% de las ocasiones, algo más que el whisky, que consiguieron en el 67% de los intentos. Las ciudades más asequibles fueron, con diferencia, Barcelona, Valencia y Granada, donde los jóvenes compraron fácilmente cerveza en más del 90% de las veces y whisky en casi nueve de cada diez ocasiones. En Bilbao, Madrid y Valladolid los adolescentes lo tienen algo más difícil. Les vendieron whisky en menos de la mitad de los sitios y cerveza en siete de cada diez lugares.

 

A la hora de comprar, donde más venden cerveza es en las tiendas 24 horas, aunque también en los supermercados y los establecimientos de comida rápida. El whisky está disponible sobre todo en los bazares (frecuentemente regentados por asiáticos) y el supermercado. El lugar donde más dificultades pueden encontrar los menores es en los bares de las zonas de marcha.

 

Los menores no tienen muchos problemas para acceder al alcohol, entre otras cosas porque no les preguntan la edad ni les piden el carné. En ninguna ocasión, a los jóvenes de Barcelona, Valencia o Granada les pidieron el DNI antes de comprar cerveza, tampoco para el whisky en las dos primeras. En general, sólo les preguntaron por la edad (sin pedir el documento) en menos del 20% de los establecimientos.

 

La OCU quiere resaltar la falta de carteles que indiquen la norma, ya que el letrero obligatorio de “Prohibida la venta de alcohol a menores” estaba invisible o directamente no estaba en casi la mitad de los establecimientos. El lugar donde menos carteles hay es en Bilbao, casi el 90% de los lugares no tenían cartel a la vista. La organización ha enviado a las administraciones la denuncia, en la que pide que se cumpla la ley, más controles en locales y restricciones en la publicidad. También han pedido un incremento de los precios y que se recupere el anteproyecto de ley estatal que se quedó estancado en 2006 “por presiones económicas”.

 

Fuente: elpais.com

Autor: Cristina Castro

Read Full Post »


La Fundación Municipal de Servicios Sociales pondrá en marcha un año más el programa DINO, para la prevención de las drogodependencias en menores. Por ello trabajará con los centros escolares con el fin de implantar en el alumnado programas de prevención de las adicciones, concretamente con el tercer ciclo de Primaria.

 

La delegada municipal de Servicios Sociales, Susana Rocamonde, ha explicado que «este programa está dirigido a un aspecto tan importante en nuestros menores como son la prevención de las drogodependencias y las actitudes favorables a la salud».

 

Los estudios recientes sobre el abuso de drogas señalan el inicio cada vez a edades más tempranas del consumo. La primera toma de contacto se produce en la etapa de la preadolescencia, en torno a los 11 o 12 años, principalmente con las drogas legales: alcohol y tabaco, ya que son sustancias con un acceso más sencillo para cualquiera.

 

Por ello, Susana Rocamonde destaca que «es importante continuar esta labor, ya que como sabemos, la única prevención válida es la que se realiza de un modo constante. De este modo, desde esta fundación mantendremos un año más la propuesta del programa DINO, para que todo el alumnado pueda acceder a esta importante formación».

 

La delegada de Servicios Sociales considera que «la escuela es un espacio socializador donde se generan en los alumnos los valores y actitudes que formarán su personalidad, ya que es una etapa fundamental».

 

Fuente: La Voz Digital

Read Full Post »


La Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las Otras Toxicomanías, Socidrogalcohol, afirma que el consumo de porros, hachís y marihuana puede inducir a un consumo excesivo de alcohol. Por lo tanto, aumenta el riesgo de caer en el alcoholismo.

 

El estudio, publicado en la revista Archives of General Psychiatry, añade que todas las sustancias adictivas actúan directa o indirectamente sobre los mismos circuitos cerebrales y, por tanto, el consumo de una sustancia puede inducir al de otras. De esta manera, “el consumo de cannabis estaría asociado a un mayor riesgo de desarrollar dependencia del alcohol”,  explica Josep Guardia Serecigni, psiquiatra y vicepresidente de Socidrogalcohol.

 

Socidrogalcohol alerta de que, por lo tanto, los jóvenes que hacen hoy un consumo importante y frecuente de cannabis estarían más expuestos a desarrollar problemas relacionados con el alcohol en su vida adulta. Además, el estudio señala que el consumo de cannabis puede interferir en la recuperación tanto del alcoholismo como de la dependencia de otras sustancias.

 

“La sustancia ilegal más consumida” según afirma la profesora titular de Psicobiología de la Universidad de Jaén, Carmen Torres Bares, tiene enganchados a jóvenes que comenzaron a fumarla “entre los 13 y 14 años”. Como el riesgo que supone consumir cannabis se percibe como “más bajo” se ha convertido en “más permitido por la sociedad” pero no por ello sus efectos dejan de ser demoledores en muchos casos. “No es que todas las personas que consuman cannabis desarrollen el problema, pero sí hay un alto porcentaje (…) Los menores que la consumen admiten que tienen problemas de concentración, fallos de memoria, bajo rendimiento escolar o estados depresivos”, señala.

 

La marihuana está elaborada a partir de las flores y hojas de la planta llamada Cannabis Sativa, usada en la cultura Brahmánica para meditar. Contiene unos 60 compuestos químicos con efectos psicoactivos, llamados canabinoides. El principal es el THC (delta-9-tetrahidrocanabinol), que es el responsable de la mayor parte de los efectos que produce la sustancia. En el organismo existe un neurotransmisor llamado endocanabinoide del tipo anandamida, es decir, una especie de marihuana natural que actúa sobre receptores postsinápticos del tipo canabinoides 1 y canabinoides 2 (cb1 y cb2) el cual libera dopamina y produce efectos agradables. Sin embargo, el consumo de marihuana estimula estos receptores provocando diversos cambios sensoriales y perceptivos, como euforia, placer, relajación, percepción de que el tiempo pasa más lento…

 

Torres Bares afirma que “las drogas se han consumido desde siempre, pero antes se consumían a partir de su origen natural, por eso no era un problema”. Ahora, en cambio, “con el desarrollo disciplinar, se han aislado los principios activos, se han sintetizado”, por lo que “las personas se lo han administrado directamente por vía intravenosa o nasal”, forma por la que “se aumentan los efectos psicoactivos y el riesgo de desarrollar una adicción” y reconoce que “se lanza un doble mensaje contradictorio a los jóvenes, porque se dice que es bueno para unas cosas pero luego se les prohíbe”.

 

El cannabis se está empleando con enfermos terminales de Sida y personas anoréxicas para aumentar el apetito; en pacientes con cáncer que se someten a quimioterapia para evitar el vómito; en dolores crónicos de sujetos con esclerosis múltiple, etc.  En la actualidad se están estudiando estas sustancias para eliminar o reducir el uso en hospitales de opiáceos (morfina, etc.) y evitar así los efectos negativos y la toxicidad de éstos.

 

La profesora de la Universidad Complutense de Madrid, Raquel Gómez de Heras afirma que está costando mucho la introducción de los derivados del cannabis como terapia pero sin embargo “los resultados que se están cosechando demuestran que los efectos secundarios son mínimos, que se pueden conseguir fármacos que no tengan efectos psicoactivos (la adicción, por ejemplo) pero que sí cuenten con cualidades terapeúticas positivas”.

 

Las otras líneas abiertas en el uso de estos fármacos, según la experta, se centran en otras patologías, como el glaucoma, donde se ha mostrado que se puede eliminar la presión ocular; “el futuro es confeccionar fármacos que sin efectos secundarios puedan usarse para muchas cosas, como el dolor, evitar el vómito, etc.”.

 

 Fuente: ElConfidencial.com

Read Full Post »