Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Nicotina’


Según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Minnesota (Estados Unidos) que se ha presentado en la reunión anual de la Asociación Americana de Investigación del Cáncer (AACR) que se está celebrando en Denver (Estados Unidos), una prueba de orina podría indicar el riesgo de cáncer de pulmón en los fumadores. Es más; de acuerdo con las conclusiones del trabajo, los autores podrían haber incluso desvelado por qué el cáncer de pulmón afecta a algunos fumadores y a otros no.

 

En palabras del Dr. Jian-Min Yuan, coautor del estudio, “un historial de tabaquismo siempre se ha considerado un indicador del cáncer de pulmón, pero esto no es muy exacto en realidad. El tabaquismo aumenta el riesgo, pero la cuestión es por qué afecta a algunas personas y a otras no”.

 

Los autores plantearon como hipótesis que la presencia del metabolito NNAL en la orina de los pacientes podría predecir el riesgo de cáncer de pulmón. Este metabolito induce el cáncer de pulmón en animales de laboratorio, aunque aún no se ha estudiado su efecto en humanos.

 

Para ello, los investigadores recopilaron datos de 18.244 hombres del Estudio de Cohorte de Shanghai y 63.257 hombres y mujeres del Estudio de Salud China en Singapur. Además realizaron entrevistas personales para evaluar los niveles de tabaquismo, la dieta y otros factores del estilo de vida y recogieron muestras de sangre y orina de más de 50.000 pacientes.

 

Para evaluar el impacto de NNAL, los investigadores identificaron a 246 fumadores que habían desarrollado cáncer de pulmón a posteriori y a 245 fumadores que no pasaron por la enfermedad durante los 10 años siguientes a la entrevista inicial y a la recogida de muestras de orina.

 

Los niveles de NNAL en la orina se dividieron en tres grupos. En comparación con aquellos con los niveles más bajos, los pacientes con un nivel medio de NNAL tenían un 43% más de riesgo de cáncer de pulmón, mientras que los que tenían los niveles más elevados tenían dos veces más riesgo de cáncer de pulmón después de tener en cuenta el efecto del número de cigarrillos al día, los años de tabaquismo y los niveles de cotinina –metabolito de la nicotina– en la orina.

 

Los niveles de nicotina en la orina también se tuvieron en cuenta. Aquellos con los niveles más elevados de nicotina y NNAL tenían 8,5 veces más riesgo de cáncer de pulmón en comparación con los fumadores que tenían los niveles más bajos después de tener en cuenta los antecedentes de tabaquismo.

 

Como concluye el Dr. Yuan, “el tabaquismo conduce al cáncer de pulmón, pero existen alrededor de 60 posibles carcinógenos en el humo del tabaco y la exactitud con la que identifiquemos a los componentes responsables posibilitará una predicción mejor de los riesgos”.

 

 

Fuente: JANO.es

Anuncios

Read Full Post »


Los años de crisis económicas no benefician a quienes quieren dejar de fumar. Aunque pueda resultar paradójico, el clima de pesimismo que se respira en épocas de recesión ayuda a que las ventas de cigarrillos se mantengan e incluso se incrementen. Esta teoría que barajan los expertos en terapias antitabaco se ha confirmado a lo largo de 2008, año en que la tendencia a la baja en el consumo se ha detenido.

 

La aprobación de la Ley Antitabaco en enero de 2006 hizo que miles de personas en toda España se plantearan dejar de fumar. Sólo en la provincia de Cádiz las ventas bajaron ese año un 2,09% y pasaron de las 103.039.079 cajetillas de 2005 a 100.883.926, según los datos recopilados por el Comisionado para el Mercado de Tabacos, organismo que depende del Ministerio de Economía y Hacienda. La línea continuó descendiendo y en diciembre de 2007 los estancos gaditanos ya habían vendido un 5,82% menos que antes de la entrada en vigor de la nueva normativa. Sin embargo, esa tendencia ha experimentado un frenazo en los últimos doce meses, en los que la reducción de las ventas sólo ha alcanzado el 0,22% respecto a 2007.

 

Según Daniel Jesús López Vega, psicólogo responsable de los programas de deshabituación tabáquica en el distrito sanitario Bahía de Cádiz-La Janda, «con las crisis económicas se suele fumar más» y esa puede ser una de las razones que justifican este fenómeno. Aunque existen otras. «La Ley Antitabaco -aseguró López Vega- fue un revulsivo para que mucha gente decidiera dejar de fumar, tanto haciendo programas de deshabituación como sin ayuda de ningún tipo. Eso nos habla de la necesidad de este tipo de leyes. Pero tiene una limitación. Va perdiendo fuerza tal como va pasando el tiempo porque la población se acostumbra al nuevo marco legislativo por lo que se pierde poder. Por ello, sería muy aconsejable dar una nueva vuelta de tuerca a la Ley. Eso es papel de todos».

 

En su opinión, la norma debería endurecerse y extender la prohibición de fumar a todos los locales de restauración. Pero cree que antes de que eso suceda la sociedad debe concienciarse de que el principal objetivo de la batalla contra el tabaco es mejorar la salud pública.

 

De momento, su trabajo consiste en fomentar esa conciencia ciudadana y coordinar la aplicación del Plan Integral de Tabaquismo ideado por la Consejería de Salud. Una de las acciones que se incluyen en este plan es la terapia grupal de deshabituación, que se basa en sesiones de grupo donde los fumadores comparten experiencias y adquieren las herramientas que necesitan para aprender a superar su adicción. Su porcentaje de éxito roza el 40% y entre 2006 y 2007 participaron en ella 500 personas en los centros de salud de la Bahía. Pero más efectiva que esta estrategia es el consejo básico que los médicos y enfermeros de familia dan a sus pacientes fumadores. Se trata simplemente de preguntarles si se han planteado alguna vez dejar de fumar y asesorarles para reforzar su motivación y que lleguen a conseguirlo.

 

Este método funciona en el 5% o el 10% de los casos, pero si se aplica sistemáticamente puede lograr resultados importantes, ya que el 90% de la población pasa anualmente por su centro de salud. De ahí que el equipo de deshabituación tabáquica de la Bahía haya puesto todo su empeño en formar a los profesionales sanitarios y en conseguir que aquellos que fuman abandonen el hábito, ya que «si no, es difícil que ayuden a sus pacientes», reconoció el responsable del programa.

 

Para atender a determinados segmentos de la población, como los adolescentes o los internos en prisiones, es preciso acercarse a ellos. Actividades como A no fumar me apunto, que se desarrollan en los institutos de Secundaria, sirven para ayudar a los alumnos que quieren dejar de fumar. En la provincia son 43 (ocho en la Bahía) los centros educativos que están participando en este programa durante el curso 2008/2009. En las prisiones de Puerto II y Puerto III también se han realizado varios grupos de deshabituación.

 

Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer. «Como en todos los temas de salud -subrayó López Vega-, la población cuenta con una cantidad ingente de información donde se entremezcla la información fiable con los mitos alrededor del tabaco y de su tratamiento y la información sesgada y errónea. Esto no favorece la sensibilización al abandono. En general la población relaciona el tabaco con el cáncer pero desconoce mucha información que podría favorecer el que tomara una decisión madura sobre su hábito de fumar». Por ejemplo, que cada cigarrillo contiene más de 3.000 sustancias modificadas para hacer más fuerte la adicción y que, lejos de ser un estilo de vida, el tabaquismo puede considerarse una enfermedad crónica que provoca y agrava otras patologías.

 

 

Fuente: lavozdigital.es

Autor: Rocío Heredia

Read Full Post »


Investigadores del Instituto de Investigación Scripps (Estados Unidos) han descubierto que el neuropéptido hipocretina-1 (Orexina A) podría iniciar una cascada de señales bioquímicas que mantienen la adicción al tabaco en los fumadores y podría convertirse en una diana terapéutica de los tratamientos para dejar de fumar. Los resultados del trabajo se publican en la edición digital de “Proceedings of the National Academy of Sciences”.

 

Según explica el Dr. Paul Kenny, director del estudio, el bloqueo de los receptores de la hipocretina-1 no sólo disminuía en las ratas la motivación para seguir consumiendo nicotina sino que eliminaba sus efectos estimulantes en los circuitos cerebrales de recompensa. “Esto sugiere que la hipocretina-1 podría desempeñar un importante papel en el consumo de tabaco que realizan los fumadores para conseguir más nicotina. Si descubrimos la forma de bloquear este receptor podríamos encontrar una nueva forma de romper la adicción al tabaco en las personas”, señala el Dr. Kenny.

 

En su estudio, los investigadores bloquearon un receptor de la hipocretina-1 utilizando dosis bajas de un antagonista selectivo conocido en la investigación científica. Los resultados mostraron que el bloqueo del receptor en ratas disminuyó en gran medida la autoadministración de nicotina y la motivación por buscar y obtener la droga.

 

Estos hallazgos sugieren que los receptores de hipocretina-1 desempeñan un papel crítico en el mantenimiento del consumo de nicotina en las ratas y quizás también en el mantenimiento del hábito del tabaco en los fumadores.

 

Además, el estudio subraya la importancia de los receptores de hipocretina en una región del cerebro llamada ínsula, una parte del tamaño de una nuez del lóbulo frontal del cerebro. Todos los mamíferos tienen esta región del cerebro que procesa el estado fisiológico interno del organismo y las respuestas directas para mantener la homeostasis o equilibrio. La ínsula también ha sido implicada en las sensaciones que regulan el deseo.

 

La investigación muestra que las fibras que contienen hipocretina se proyectan hacia la ínsula, que los receptores de hipocretina-1 se expresan en la superficie de las neuronas de esta parte del cerebro y que el bloqueo de los receptores de hipocretina-1 en la ínsula, y no en la región somatosensorial adyacente, disminuye la autoadministración de nicotina.

 

Sin embargo, los científicos apuntan que el bloqueo de los receptores de hipocretina-1 en la ínsula era menor que si se bloqueaban en todo el cerebro, lo que sugiere que la transmisión de hipocretina en otras regiones podría también jugar un papel en la recompensa que proporciona la nicotina.

 

Más información: PNAS 2008, doi:10.1073/pnas.0808023105

 

 

Fuente: JANO.es

Read Full Post »


Según una investigación de la Universidad de Illinois en Chicago, una exposición prolongada al humo del tabaco puede provocar malformaciones en el ventrículo izquierdo porque aumenta el estrés de la hormona norepinefrina y las enzimas del corazón llamadas mitógenas, que regulan el crecimiento celular y la supervivencia del músculo cardiaco.

 

Mariann Piano, profesora de ciencias de la salud de la UIC y principal investigador del estudio, ha afirmado que la activación de las enzimas mitógenas puede ser un elemento clave en la relación entre los cigarrillos y las lesiones del corazón. “El humo del cigarrillo contiene más de 4.000 productos químicos diferentes, uno de los cuales es la nicotina. Sin embargo, el efecto de la nicotina en los eventos cardiovasculares sigue levantando controversias”, admitió.

 

Los pequeños ensayos químicos no demostraron, incluso en pacientes enfermos, un incremento de riesgo cardiovascular por causa de la nicotina lo que sugirió que, en lugar de estudiar solo la nicotina, el estudio del humo en conjunto era necesario.

 

En el nuevo estudio, las ratas eran sometidas a todo el humo de un cigarrillo. Después de cinco semanas, fueron examinadas mediante ecocardiografías, y el tejido del corazón observado por un microscopio, y por un análisis de Western blot, que sirve para detectar proteínas específicas en muestras de tejido.

 

Los resultados mostraron que la exposición al humo del tabaco está vinculada a cambios en la forma del ventrículo izquierdo, que es la principal cámara de bombeo del corazón. Los investigadores también encontraron un aumento en los niveles de norepinefrina, una hormona liberada por cambios fisiológicos, observados a través de un análisis de orina.

 

 

Fuente: salud.diariovasco.com

Read Full Post »


Fumar tiene diferencias de género. Se ha encargado de constatarlo la Unión Europea en un amplio estudio en sus 27 países, en el que concluye que los hombres tienen aún más riesgo que las mujeres por el vicio tabáquico.

 

El informe demuestra que el tabaquismo es menos pernicioso para el sexo femenino que para los varones, toda vez que éstas inhalan una menor cantidad de monóxido de carbono (CO) debido a que sus caladas son menos profundas e intensas y las realizan en número más reducido, por lo que toman menor cantidad de humo que llega a los pulmones.

 

Según los datos de la UE, el nivel de CO de las mujeres españolas no fumadoras es de 3,2 partículas por millón (ppm), mientras que el de las fumadoras es de 15,7 ppm. Estos niveles contrastan con los de los hombres, que son superiores en ambos casos: los no fumadores se encuentran en 3,6 ppm y los fumadores en 17,6 ppm. La diferencia, como se percibe, es aún más acusada en el grupo de fumadores. Dicha tendencia es similar al del resto de Europa.

 

Se considera que el CO es un agente peligroso para la contaminación ambiental cuando sobrepasa los 8,85 ppm. Para la confección de este estudio, colofón de la campaña preventiva comunitaria de cuatro años de duración denominada “HELP-Por una vida sin tabaco”, se han tomado como referencia un total de 221.655 mediciones de monóxido de carbono en los países de la UE entre 2006 y 2008 (90.795 entre fumadores y 130.776 entre no fumadores).

 

Se ha comprobado que la edad de fumar se ha adelantado de manera preocupante y en fases muy tempranas, a veces incluso sin haber llegado a la adolescencia.

 

Las encuestas sanitarias de España hablan de alrededor de un 25% de fumadores habituales por encima de los 16 años, pero el doctor Antonio Riesco -coordinador del área de tabaquismo de la SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica)-, está seguro, que el “disfrute” de los primeros cigarrillos se han adelantado a los 12 y 13 años de edad. En cuanto a la población general, según la Encuesta Nacional de Salud 2006 había en España un 31% de fumadores, que se ha reducido al 28%.

 

 

Fuente: larioja.com

Read Full Post »


Siempre se creyó que los cigarrillos “light”, o bajos en nicotina, eran menos nocivos que los normales, pero un estudio de la Universidad de Los Ángeles-California (UCLA) demuestra que ambos envían al cerebro cantidades parecidas de nicotina.

 

En el cerebro es donde la nicotina se une a las células nerviosas, a través de los receptores nicotínicos de la aceltilcolina (nAChRs), causando por lo tanto los mismos efectos en el sistema nervioso y la misma adicción al tabaco.

 

Los cigarrillos light, ligeros o suaves tienen unos niveles de nicotina que oscilan entre el 0,6 y 1 miligramo, mientras que los normales tienen entre 1,2 y 1,4 miligramos, por lo que se supone que al tener menos nicotina son menos adictivos o menos perjudiciales. Pero no es así. Según un estudio realizado por científicos de UCLA, publicado en la versión online del “International Journal of Neuropsychopharmacology”, ambos cigarrillos afectan por igual al cerebro.

 

Hasta ahora, se creía que en el cerebro se activaban más receptores nicóticos al fumar cigarrillos normales que con los ligeros, pero aunque estos poseen menos nicotina, no es suficiente. Con los cigarrillos normales se activan un 88 por ciento de los receptores nicóticos, una cantidad similar a la que se logra con los cigarrillos suaves, según explicó el profesor de UCLA Arthur L. Brody en la publicación, recogido por otr/press.

 

Al fumar un cigarrillo, la nicotina se absorbe por la piel, por la mucosa de la nariz y la boca, o se inhala a través de los pulmones. De ahí pasa a la sangre y aproximadamente en 10 segundos llega al cerebro (un poco más si no se traga el humo). Ahí, a través de los receptores nicotínicos,, la nicotina llega hasta el sistema nervioso, liberando dopamina, dándole al consumidor una sensación de placer. Este es el motivo por el que los científicos creen que la nicotina es tan adictiva.

 

En los cigarrillos sin nicotina, que están siendo utilizados para dejar de fumar, y que sólo tienen 0,05 miligramos de esta sustancia, si se observan diferencias, al alcanzarse una activación del 23 por ciento de los receptores nicotínicos, aunque sigue siendo una cantidad considerable. “Se necesita muy poca nicotina para activar los receptores”, declaró Brody. “Este hecho debería ser tenido en cuenta por investigadores, médicos y fumadores a la hora de dejar de fumar”.

 

En el estudio, en el que participaron 15 fumadores, contó con la colaboración tanto de la compañía Tobacco Inc., productora de cigarrillos, como del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, el Programa de Investigación de las enfermedades causadas por el Tabaco, y la Oficina Nacional del Control de Drogas.

 

Fuente: OTR/PRESS

Read Full Post »


El aerosol nasal con nicotina no ayuda a los adolescentes fumadores a abandonar la adicción, por lo menos con su fórmula actual, según indica un estudio publicado en “Pediatrics”.

 

Los jóvenes que lo probaron se quejaron de quemazón en las fosas nasales, mal aliento y otros efectos adversos, lo que hizo suspender el uso o emplearlo con poca frecuencia como para ser efectivo, concluyó el equipo dirigido por el Dr. Mark L. Rubenstein, de la Universidad de California, en San Francisco (Estados Unidos). “Es una de las formas más efectivas de sustitución nicotínica en adultos. Los efectos adversos desaparecen durante la primera semana”, explicó el Dr. Rubenstein. El equipo tenía grandes esperanzas de éxito porque el aerosol es de muy rápida acción y permite al paciente controlar la dosis.

 

Los adolescentes que participaron en estudios previos sobre la efectividad de los parches de sustitución a menudo absorbían demasiada nicotina, lo que les provocaba pesadillas y nerviosismo, o no recibían la cantidad suficiente como para aliviar la abstinencia, explicó el autor.

 

El nuevo estudio incluyó a 40 adolescentes de entre 15 y 18 años que habían fumado por lo menos 5 cigarrillos diarios en los últimos 6 meses.

 

Aleatoriamente, asistieron a sesiones de recomendaciones, durante 8 semanas; recibieron el asesoramiento, durante 8 semanas, y además el aerosol nasal, durante 6 semanas; o sólo se aplicaron el aerosol nasal por 6 semanas.

 

El equipo controló la veracidad de la información proporcionada por los adolescentes sobre la cantidad de cigarrillos consumidos con un análisis de saliva para detectar el nivel de cotinina, subproducto de la nicotina.

 

A las 12 semanas, no se registraron diferencias entre los grupos que usaron aerosol más asesoramiento o recomendaciones únicamente en cuanto al nivel de abandono tabáquico, en cuanto a las cantidades promedio de cotinina o de cigarrillos consumidos por día.

 

El 57% del grupo que usó el aerosol lo abandonó a la semana. El 34,8% sufrió irritación nasal y quemazón y el 13% rechazó el sabor y el olor. “Hubo algunos adolescentes a los que les gustó el aerosol y lo usaron a diario, aunque lo hicieron en dosis mucho más bajas que las recomendadas”, explicó el Dr. Rubenstein.

 

Si bien se le indica al usuario que debe utilizar el aerosol cada vez que siente la necesidad de fumar, añadió el autor, sólo lo llevaron a cabo el 26% de los adolescentes.

 

Más información en: Pediatrics 2008;122:e595-e600

 

 

Fuente: JANO.es

Read Full Post »

Older Posts »