Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Piel’


De acuerdo con las conclusiones de un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania (Estados Unidos) y publicado en el último número de la revista Pharmacology, Biochemistry and Behavior (2009;91:583-588), los fumadores estadounidenses de raza negra tienen más dificultad para dejar de fumar que sus pares caucásicos. La razón, según sugiere una investigación preliminar, obedece a que la piel más oscura hace a la persona más vulnerable a la nicotina.

El estudio sobre fumadores afroamericanos demostró una correlación entre sus niveles de melanina y su adicción a la nicotina. Investigaciones previas habían indicado que la nicotina se uniría a la melanina, que no se encuentra sólo en la piel, sino también en los ojos, el cabello, el corazón, los pulmones, el hígado y el cerebro. Es posible que cuanto más alto sea el nivel de melanina en las personas con piel oscura, más nicotina se almacene, lo que podría elevar sus niveles de adicción.

En palabras del Dr. Gary King, investigador principal del estudio, “si en realidad la nicotina se une a la melanina, las poblaciones con altos niveles del pigmento tendrían ciertos tipos de hábitos tabáquicos, adicción y problemas de salud que serían distintos a los de poblaciones con menos pigmento en la piel. Y el proceso de adicción podría ser más prolongado y grave”.

El equipo reunió a 147 hombres y mujeres fumadores de raza negra. Todos respondieron encuestas sobre sus hábitos tabáquicos y el nivel de adicción a la nicotina. Asimismo, los investigadores midieron en los participantes los niveles de cotinina, un subproducto de la nicotina que proporciona una medida objetiva del nivel de adicción al tabaco. Se usó un reflectómetro para medir los niveles de melanina en la frente y en la parte interna del brazo de cada participante. Dado que la frente está expuesta al sol, los niveles de melanina tienden a ser más altos en ese lugar del cuerpo y representan una mezcla de influencias genéticas y ambientales. La melanina en la parte interna del brazo está genéticamente determinada.

El equipo determinó que los niveles más altos de melanina en la frente correspondían con un consumo tabáquico más frecuente, una mayor adicción a la nicotina y niveles más altos de cotinina. No se observó una relación clara entre la adicción a la nicotina y la melanina en la parte interna del brazo. “Todo ello –concluyen los autores–, sugiere que existe la posibilidad de que la melanina tenga un papel importante en las bajas tasas de cesación tabáquica y la mayor prevalencia de enfermedades asociadas con el tabaquismo y la mortalidad en la población afroamericana”.

 

Fuente: JANO.es

Anuncios

Read Full Post »


Úlceras cutáneas, picores, ampollas, urticaria, eritemas, verrugas en la mucosa nasal… Todas estas alteraciones de la piel pueden desencadenarse por culpa del consumo adictivo de la cocaína. Si un paciente presenta lesiones dérmicas crónicas y muestra un comportamiento extraño y delirante, sería conveniente realizar un test de drogas para confirmar si el consumo de esta droga es la causa, según recomienda un artículo publicado en la revista “Journal of the American Academy of Dermatology”. “No obstante, también deben excluirse completamente otros desencadenantes de dichas manifestaciones cutáneas, incluso cuando se encuentren sustancias ilícitas durante las pruebas, ya que un test positivo de drogas no siempre indica el origen de las lesiones”, advierten los autores del artículo, realizado en la Clínica Mayo, en Minnesota (EEUU). Desde el punto de vista social, “droga es cualquier sustancia psicoactiva que se utiliza fuera de la legalidad, con una intensa acción reforzante positiva, pero con un efecto dañino a la larga sobre la salud física o psíquica”, afirma Elena González-Guerra, dermatóloga de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid. Más allá de los efectos psíquicos (alucinaciones e ilusiones), sus implicaciones en la salud (accidentes cerebro vasculares, infarto agudo de miocardio, crisis hipertensiva) también se extienden a la piel. Mercé Alsina, del servicio de Dermatología del Hospital Clínic de Barcelona, explica que “el uso de la cocaína puede originar manifestaciones dermatológicas, como pseudovasculitis, urticaria, vasculitis de Churg-Strauss, el fenómeno de Raynaud, púrpura palpable, pustulosis exantemática generalizada aguda…”. Nombres comúnmente desconocidos para identificar diferentes alteraciones cutáneas que, en muchos casos, están asociadas al consumo de cocaína. “Hay otras como las malformaciones de las manos en forma de pico de loro y la curvatura de las uñas, pero no siempre aparecen en todos los consumidores crónicos”, añade la doctora Alsina. La afectación cutánea es más frecuente en las drogas que se administran por vía parenteral (inyectadas). Tanto los abscesos como la celulitis aparecen en un 22% a 65% de los adictos a drogas que se administran de esta forma”, comenta González-Guerra, quien añade que, además, en los consumidores de cocaína existe mayor frecuencia de dermatitis seborreica y lesiones de hiperqueratosis en los dedos de las manos y en las palmas (la capa externa de la piel se engrosa y se vuelve dura y rugosa). El artículo de la revista de la Academia Americana de Dermatología recoge dos casos clínicos que demuestran la asociación entre el consumo de cocaína y las manifestaciones dermatológicas. Una mujer de 37 años presentaba lesiones rojas en los brazos que se fueron extendiendo a las piernas y el tronco. Lo que en un principio parecía sarna (la paciente no respondía al tratamiento correspondiente), finalmente resultó ser una consecuencia del consumo de cocaína, tal y como confirmaba el test de orina. “Presentaba pápulas eritematosas escoriadas, algunas con costras en la tibia, muslos y antebrazos. También tenía caries y una pérdida de peso significativa”, explican los autores en el artículo. Tres meses antes, su marido, de 39 años, también acudió al médico por una erupción cutánea pruriginosa que comenzó en los brazos. Más tarde, estas erupciones se convirtieron en pápulas eritematosas en los brazos, las piernas, la parte anterior del brazo y los glúteos. El resultado del test de orina también dio positivo en cocaína. Precisamente porque estos casos no son muy habituales, ante tales señales, si, además, “el paciente muestra un comportamiento extraño, con signos de delirio u otras condiciones psiquiátricas, es conveniente realizar pruebas de detección de drogas para identificar el consumo de cocaína como posible causa”, señala Jerry D. Brewer, uno de los autores del artículo. Ambos pacientes atribuían la causa de sus lesiones a unos “insectos” que creían haber visto saliendo de su piel. Es lo que se conoce como delirio parasitario, “la alteración psiquiátrica más frecuente asociada con el consumo de cocaína. Consiste en que los pacientes tienen la creencia falsa y fija de que están infectados por parásitos”, explica Elena de las Heras, dermatóloga del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Fuente: elmundo.es/elmundosalud Autor: Laura Tardón

Read Full Post »


El primer órgano que se beneficia del abandono del tabaco es la piel. Y es que este perjudicial producto contribuye a su envejecimiento prematuro, al estar cargado de radicales libres que además de reducir hasta un 50% la capacidad antioxidante de la sangre, centran su acción nociva de modo especial sobre las células de la piel, según aseguró la doctora Justa Redondo, presidenta del VIII Congreso Nacional sobre Prevención y Tratamiento del Tabaquismo, que se celebrará en Córdoba entre los días 19 y 21 de febrero. Está demostrado que el tabaco reseca tanto el cabello como la piel y que provoca arrugas prematuras, que son más evidentes en la cara porque también está expuesta a los efectos envejecedores añadidos de los rayos ultravioletas del sol, explicó Redondo. La experiencia demuestra que los efectos positivos de abandonar el tabaco se manifiestan a las pocas horas. “La piel se vuelve más tersa e hidratada, hasta el punto de que en muchos fumadores en fase de abandono del tabaco la mejoría estética se convierte en un elemento muy motivador para avanzar en el proceso de deshabituación tabáquica”, señaló la doctora. La razón que explica ese cambio está relacionada con los radicales libres, apuntó la especialista. Y es que los expertos calculan que cada bocanada de humo de un cigarrillo contiene unos dos billones de estas moléculas, responsables del proceso continuo de oxidación y envejecimiento prematuro de los miles de millones de células que conforman el cuerpo humano. Además el tabaco compromete la correcta nutrición de la piel, ya que la nicotina provoca que las arterias y venas se contraigan y reduzcan su calibre, empeorando la circulación de los pequeños vasos sanguíneos que irrigan la piel. A ello hay que añadir que el monóxido de carbono del humo restringe la capacidad de transporte de oxígeno por la sangre. Como resultado de todo ello se produce una deshidratación de la epidermis y una destrucción de las fibras elásticas de la dermis, que son los elementos responsables de la arrugas y del envejecimiento cutáneo prematuros, detallaron desde el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT). También se produce asfixia celular por la disminución de la circulación capilar, que motiva a su vez el cutis grisáceo y apagado característico de los fumadores. No obstante, la mayor parte de los efectos del tabaco en la piel son reversibles. La condición imprescindible es dejar de fumar definitivamente. Luego el propio organismo se encargará de regenerar las células dañadas, labor que, si se desea, se puede complementar con tratamientos sintomático a base de cremas específicas que aceleran la descamación de la piel. Otra medida supletoria es el consumo de suplementos que ayudan a combatir los radicales libres, como las vitaminas A, C, E, zinc y selenio. Una empresa especializada en productos del sudeste asiático ha empezado a comercializar en España un cigarrillo electrónico que sirve para dejar de fumar y, al mismo tiempo, para evitar el molesto humo de los cigarrillos en lugares públicos. Este pitillo, que funciona con baterías recargables, se presentó en noviembre del año pasado en Hong Kong y está basado en tecnología microvaporizadora, de forma que no emite humo sino vapor de agua. No contiene alquitrán, monóxido de carbono ni otras sustancias dañinas del tabaco. En su interior hay unos filtros con diferentes niveles de nicotina, desde cero al máximo, de forma que el usuario puede ir reduciendo paulatinamente la cantidad de esta sustancia que inhala para tratar de abandonar el hábito. Fuentes de la compañía comercializadora, llamada Sppedd, afirman que este cigarrillo se dirige tanto a fumadores que quieren dejar de serlo como a aquellos que quieren seguir fumando pero sin perjudicar a los que no lo hacen. Fuente: Consumer.es – EROSKI

Read Full Post »