Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Valladolid’


Aunque en España está prohibida la venta de alcohol a menores (excepto en Asturias, donde es a partir de los 16 años), los adolescentes lo tienen muy fácil. Un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha demostrado que en el 75% de las ocasiones los adolescentes obtienen el alcohol sin problemas. No obstante, el mapa es desigual según las ciudades. El madrileño, por ejemplo, podrá comprar whisky en uno de cada tres sitios, mientras que el valenciano tendrá un 92% de posibilidades de que se lo vendan a la primera.

 

Tomando como muestra seis ciudades, Barcelona, Bilbao, Granada, Madrid, Valencia y Valladolid, la organización ha probado, con voluntarios de entre 15 y 17 años, cómo de fácil lo tienen los menores para acceder a la cerveza y al whisky.

 

La cerveza es accesible en el 81% de las ocasiones, algo más que el whisky, que consiguieron en el 67% de los intentos. Las ciudades más asequibles fueron, con diferencia, Barcelona, Valencia y Granada, donde los jóvenes compraron fácilmente cerveza en más del 90% de las veces y whisky en casi nueve de cada diez ocasiones. En Bilbao, Madrid y Valladolid los adolescentes lo tienen algo más difícil. Les vendieron whisky en menos de la mitad de los sitios y cerveza en siete de cada diez lugares.

 

A la hora de comprar, donde más venden cerveza es en las tiendas 24 horas, aunque también en los supermercados y los establecimientos de comida rápida. El whisky está disponible sobre todo en los bazares (frecuentemente regentados por asiáticos) y el supermercado. El lugar donde más dificultades pueden encontrar los menores es en los bares de las zonas de marcha.

 

Los menores no tienen muchos problemas para acceder al alcohol, entre otras cosas porque no les preguntan la edad ni les piden el carné. En ninguna ocasión, a los jóvenes de Barcelona, Valencia o Granada les pidieron el DNI antes de comprar cerveza, tampoco para el whisky en las dos primeras. En general, sólo les preguntaron por la edad (sin pedir el documento) en menos del 20% de los establecimientos.

 

La OCU quiere resaltar la falta de carteles que indiquen la norma, ya que el letrero obligatorio de “Prohibida la venta de alcohol a menores” estaba invisible o directamente no estaba en casi la mitad de los establecimientos. El lugar donde menos carteles hay es en Bilbao, casi el 90% de los lugares no tenían cartel a la vista. La organización ha enviado a las administraciones la denuncia, en la que pide que se cumpla la ley, más controles en locales y restricciones en la publicidad. También han pedido un incremento de los precios y que se recupere el anteproyecto de ley estatal que se quedó estancado en 2006 “por presiones económicas”.

 

Fuente: elpais.com

Autor: Cristina Castro

Anuncios

Read Full Post »


El inicio de consumo del alcohol se produce cada vez a edades más bajas, principalmente en el tramo de entre 15 a 20 años, según destacó el delegado territorial de la Junta en Valladolid, Mariano Gredilla.

 

Gredilla visitó hoy las instalaciones de la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados de Valladolid (ARVA) con motivo de los 35 años de su creación y en el marco de los encuentros que periódicamente mantiene con diferentes colectivos sociales y asociaciones, momento que aprovechó para constatar que cada vez los jóvenes se inician antes en el consumo del alcohol -el 80 por ciento de los adolescentes- e incluso en la etapa infantil.

 

Tras resaltar que, según esta tónica, uno de cada cinco adolescentes serán alcohólicos en un periodo de 20 años, Gredilla hizo una llamada de atención a propósito de una “droga social permitida y admitida” contra la que hay que “luchar”.

 

En este sentido, resaltó que la Junta trabaja, en el marco del V Plan Regional sobre Drogas, en la prevención y, dentro de ella, en la prevención escolar y en la familiar, por lo que la colaboración con ARVA no se limita a los servicio de detección y tratamiento de los enfermos sino que incide principalmente en el apoyo a los programas y servicios de información, orientación y apoyo a las familias y escolares y en la prevención, principalmente en el caso de hijos de alcohólicos en tratamiento.

 

El segundo pilar del trabajo que se realiza en este campo se centra en el tratamiento y detección de los casos existentes y en los que la Junta, a través de los servicios sanitarios, realiza una labor “importante” de mano de distintas asociaciones, según Gredilla, quien añadió que la tercera de las vías de acción se centra en la reinserción de las personas que han superado esta adicción por medio de cursos y con el fin de que puedan incorporarse al mercado laboral y recuperar una vida normal.

 

La Junta colabora con ARVA y con otras asociaciones de alcohólicos rehabilitados en el desarrollo de programas y servicios asistenciales, puestos en marcha por la Junta en aplicación del Plan Regional sobre Drogas o promovidos por las propias asociaciones, destinados a la rehabilitación y apoyo de las personas con problemas con el alcohol.

 

En este sentido, la Junta concedió durante 2007 subvenciones por importe de 60.000 euros a ARVA para la intervención en drogodependencias y aumentó a 62.000 euros la subvención en 2008.

 

La provincia de Valladolid cuenta también con dos centros específicos de tratamiento ambulatorio (CADs), gestionados por Cruz Roja y Aclad, y la Junta tiene también acreditado un centro específico para el tratamiento del alcoholismo, gestionado por la Asociación para el Tratamiento y Rehabilitación del Alcoholismo (ATRA).

 

Concienciar a los nuevos médicos

 

Por su parte el presidente de ARVA, Teodoro Lozano, pidió a Gredilla que la Junta mantenga “como hasta ahora” su ayuda a la Asociación, que da de alta anualmente a cerca de 120 alcohólicos, cerca de un 48 por ciento, que presta información a cerca de 200 personas.

 

Asimismo, Lozano pidió también al delegado territorial de la Junta que se realicen labores de información y concienciación entre los MIR y nuevos médicos para que, además de “cargarse de medios”, sepan que deben derivar a las correspondientes asociaciones a los problemas que acuden a los centros sanitarios con problemas de alcoholemia.

 

Tras resaltar que el alcoholismo es una “enfermedad social” y que el alcohol es una droga que, ni dura ni blanda, es “legal”, Lozano señaló que todas las personas a las que atienden, que cuentan con el apoyo de un médico, dos psicólogos, un trabajador social y un educador social, se someten a una terapia de autoayuda.

 

En un primer momento, las personas que acuden a ARVA se someten a una primera fase del tratamiento de dos meses centrada en la motivación para, a continuación, permanecer durante un año y medio en una terapia de autoayuda en la que se abordan aspectos como la comunicación y la afectividad y concluir con un tercer estadio en el que se ahonda en los problemas que surgen tras la desintoxicación del alcohol.

 

Formada por enfermos alcohólicos rehabilitados y todas aquellas personas que desean llegar a rehabilitase, ARVA tiene como principal objetivo ayudar a quienes presentan problemas con el alcohol y a sus familiares, para lo que emplea la autoayuda entre personas con problemas similares.

 

Fuente: Europa Press

Read Full Post »