Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘No fumadores’


Pareciera que todos los esfuerzos de los Jonas Bros., Selena Gomez y Demi Lovato por dar un buen ejemplo a los adolescentes no es suficiente, pues a ellos les gustan más los chicos malos. Un estudio reveló que los teens que han probado el tabaco consideran más atractivos a los actores que fuman.

 

Los adolescentes que ya han probado el tabaco consideran más atractivos a los personajes de cine que fuman que los chicos que no lo han hecho, según un estudio publicado en el último número de la revista estadounidense “Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine”.

 

Tras estudiar las reacciones en los adolescentes al observar a la protagonista de un tráiler fumando, los investigadores descubrieron que las percepciones eran diferentes en función de que los alumnos hubieran probado el tabaco o no hubieran fumado nunca.

 

El experimento contempló a jóvenes entre 10 y 18 años divididos en dos grupos: fumadores y no fumadores. Ambos vieron un video donde una actriz fumaba.

 

Tras ver los vídeos, los adolescentes calificaron en una escala de adjetivos opuestos, tales como sexy-no sexy o guapa-fea, el personaje de la actriz.

 

Los adolescentes que vieron el tráiler sin imágenes de tabaco tuvieron percepciones similares de la protagonista. Sin embargo, en el caso del vídeo en el que la actriz fumaba, los chicos que habían probado en alguna ocasión los cigarrillos la consideraron “significativamente” más atractiva que los no fumadores. “Incluso el hecho de que un personaje fume de forma irrelevante en un corto tráiler de película puede reforzar o aumentar el atractivo de los fumadores en los adolescentes que ya han probado los primeros cigarrillos”, explica el responsable de la investigación, Reiner Hanewinkel.

 

El científico asegura, tal y como hacen diversos estudios sobre esta materia, que el tabaco envía un “potente y tentador mensaje” al espectador adolescente desde el cine y la televisión.

 

Hanewinkel dijo que los directores y actores de cine utilizan el tabaco para proteger rasgos como la rebeldía, la dureza y el erotismo, unos “mensajes estereotipados que son bien recibidos por los adolescentes”.

 

El investigador afirmaron que la aparición del tabaco en cine y televisión puede contribuir a la progresión del hábito de fumar en los adolescentes.

 

Fuente: univision.com  /EFE

Anuncios

Read Full Post »


Pueblo es el nombre de una ciudad de 100.000 habitantes a 160 kilómetros al sur de Denver, la capital de Colorado, en Estados Unidos. Es el puro midwest americano y uno de los centros clave de producción de acero del país. Sin embargo, Pueblo quizá pase a la historia más por su contribución a la causa de los fumadores pasivos que por su capacidad industrial. De hecho, un estudio publicado en Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR), la revista de los Centros de Control de Enfermedades (CDC, sus siglas en inglés) de Atlanta, ha puesto de manifiesto las bondades para la salud pública de evitar que se fume en recintos estancos. La base de la investigación se centra en que en Pueblo entró en vigor, el 1 de julio de 2003, una ley que prohibía fumar en cualquier lugar público cerrado.

 

Tres años después de la puesta en marcha de la norma, el número de hospitalizaciones por infarto agudo de miocardio ha caído de una forma tan significativa que muchos especialistas creen que es una inmoralidad y un atentado contra la salud publica, permitir fumar en cualquier local cerrado, independientemente de los metros cuadrados que tenga.

 

El número de estudios que certifican el riesgo para los no fumadores del humo del cigarrillo en el ambiente es elevado a día de hoy, como también lo es el de aquellos que sugieren que las prohibiciones de fumar en locales disminuye los problemas de salud relacionados con el tabaco en los no fumadores.

 

La peculiaridad del trabajo que ahora ve la luz estriba en que es el primero que evalúa las bondades transcurrido un plazo de tres años tras la puesta en práctica de una Ley Antitabaco rigurosa.

 

Los habitantes de Pueblo con síntomas sospechosos de infarto de miocardio son atendidos siempre en dos hospitales: el Parkview Medical Center y el Saint Mary-Corwin Medical Center. Así, los datos de la incidencia de esta patología en la ciudad están perfectamente controlados. Se sabe, por lo tanto, el número de infartos anuales que hubo antes de 2003 y se conoce también los que han sucedido tras la entrada en vigor de la Ley.

 

En julio de 2006, el número de infartos de miocardio atendidos en los dos centros médicos de Pueblo había descendido un 41% comparados con los que hubo en 2003. Es una caída espectacular que indica la trascendencia para la mortalidad y la morbilidad de llevar a cabo una política de protección a los no fumadores. En el escrito, sus autores ponen de manifiesto que el descenso en la incidencia del peor problema coronario se debe más a la reducción del humo de segunda mano entre los no fumadores que al número de adictos que en ese tiempo abandonaron el tabaco y se convirtieron en exfumadores.

 

Una de las particularidades que refuerzan los datos de esta investigación es la comparación que se hizo entre lo que ocurrió en Pueblo y las estadísticas de Colorado Springs, una ciudad de 300.000 habitantes localizada a 50 kilómetros al norte y en la que también están muy bien documentados los infartos de miocardio. Colorado Springs y su área de influencia, el condado de El Paso, no tenían en 2003 una ley que impidiera fumar en lugares públicos tan tajante como la que existía en Pueblo. Así, mientras la incidencia de infartos bajaba en esta ciudad de forma significativa, el número de problemas agudos coronarios no se modificó entre los del condado de Colorado. Los expertos opinan que el factor clave de esta diferencia ha sido, sobre todo, la ley que protege en Pueblo a los no fumadores.

 

El tabaquismo pasivo ya está considerado uno de los mayores factores de riesgo evitables de enfermedades cancerosas y cardiovasculares. Muchos países del mundo así lo han entendido y han promulgado leyes que intentan proteger del humo del cigarrillo en el ambiente a la gran mayoría de los ciudadanos que no fuman. La que existe en España desde hace tres años debe mejorarse de forma manifiesta y, sobre todo, cumplirse a rajatabla en todas las autonomías del Estado. Como lleva tiempo denunciando el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT), hay que ampliar la Ley y prohibir fumar en cualquier lugar cerrado, independientemente de sus metros cuadrados, a la vez que las autoridades de cada comunidad autónoma deben hacer esfuerzos para que se cumpla el precepto, sancionando cualquier denuncia cierta.

 

Se sabe que autonomías tan cercanas al actual Gobierno, como son la aragonesa y la andaluza, pretenden fortalecer las normas y así contrarrestar la pasividad de un Ministerio de Sanidad, tachado por la comunidad médica de descafeinado y populista, al que un tema de la trascendencia para la salud del tabaquismo pasivo parece que le importa muy poco. Una actitud que incomprensible para el CNPT. Nuestras autoridades tienen la evidencia de que la mayoría de los españoles está de acuerdo en que se prohíba fumar en los lugares públicos, incluidos por supuesto los bares y los restaurantes. Pocos comprenden por qué no se hace.

 

 Fuente: elmundo.es/suplementos/salud

Autor: José Luis De La Serna

Read Full Post »


El tabaquismo pasivo es responsable en nuestro país de alrededor de 2.000 muertes anuales, como consecuencia de diversas patologías, de personas que no fuman. El humo ambiental del tabaco (HAT) es causante de infarto agudo de miocardio, de la enfermedad circulatoria periférica y está directamente relacionado con un mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón entre los no fumadores.

 

También se ha asociado el tabaquismo pasivo a otras enfermedades del adulto (asma y síntomas respiratorios crónicos) e infantiles (bajo peso al nacer, síndrome de muerte súbita del lactante, síntomas respiratorios agudos y crónicos, asmas, infecciones del oído …), por lo que se constata la evidencia de que «no existe un nivel de exposición al HAT que esté libre de riesgo».

 

Éstas son las principales conclusiones obtenidas en un estudio realizado por la Sociedad Española de Cardiología mediante una encuesta a algo más de 2.500 personas, centrado en conocer la prevalencia de exposición al HAT de la población adulta no fumadora según los diferentes ambientes de exposición (domicilio, lugar de trabajo o centro de estudios, tiempo libre y transporte), así como la prevalencia del consumo activo de tabaco en el conjunto de la población. El 73,3% de los varones y el 78,89% de las mujeres declararon no ser fumadores.

 

La exposición al HAT alcanza el 72% entre los no fumadores, una cifra muy elevada en comparación con otros países del entorno europeo, como Italia, Irlanda o Finlandia, en los que menos de una cuarta parte de la población no fumadora está expuesta al humo ambiental del tabaco. El doctor Esteve Fernández, responsable de la Unidad de Investigación y Control del Tabaquismo del Instituto Catalán de Oncología, asevera que la ley “antitabaco” que entró en vigor en 2005 debe ser cumplida, pero, además, estima que es necesaria «una reforma de la misma para extender la prohibición de fumar en la hostelería sin excepciones».

 

Subraya el estudio que, de hecho, en países como Estados Unidos, Italia o Escocia se ha registrado una disminución de la incidencia del infarto agudo de miocardio coincidiendo con la puesta en marcha de leyes que prohíben el consumo de tabaco en el lugar de trabajo. En nuestro país, el informe concluye que, a pesar de la legislación existente, un 20% de la población no fumadora continúa expuesta al humo ambiental del tabaco en el lugar de trabajo, aunque está prohibido, por lo que el cumplimiento de la ley «también debe mejorar».

 

Y es que, aunque la legislación actual prohíbe fumar en los lugares públicos cerrados y los puestos de trabajo, la prevalencia de exposición al HAT «es todavía muy elevada en el ambiente laboral o de estudios (35%)». Esta situación indica un «cierto grado de incumplimiento de la nueva legislación, que sin duda tendrá que mejorar en los próximos años», constata el trabajo de campo. Buena parte de exposición al HAT se produce en bares, restaurantes, discotecas o pub musicales y otros lugares de hostelería y restauración, que han quedado de facto fuera del efecto de la ley. El estudio concluye que el 80% de este tipo de locales de menos de 100 metros cuadrados han optado por permitir fumar sin restricciones.

 

El 74,3% de los varones y el 70,1% de las mujeres no fumadoras están expuestas al HAT en alguno de los cuatro ámbitos estudiados. Entre los varones, la prevalencia de exposición es del 26,4% en el domicilio, el 39,8% en el trabajo o centro de estudios, el 61,1% durante el tiempo libre y el 37,2% en los medios de transporte. Mientras que entre las mujeres, la prevalencia es del 31,4% en el domicilio, 30,7% en el trabajo o centro de estudios, el 51,9% durante el tiempo libre y el 45,5% en los medios de transporte.

 

El estudio revela que el 26,7% de los varones y el 21,1% en las mujeres son fumadores diarios u ocasionales. Estas cifras representan una reducción de la prevalencia en varones y su estabilización en las mujeres en comparación con los años noventa.

 

Además, en los varones se observa una clara tendencia a la disminución de fumadores entre las personas con mayor nivel de formación.

 

 

Fuente: lavozdegalicia.es

Read Full Post »


El humo ambiental del tabaco es causa de infarto agudo de miocardio, enfermedad circulatoria periférica y está directamente relacionado con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en no fumadores. Concretamente, el tabaquismo pasivo es responsable en nuestro país de alrededor de 2.000 muertes anuales en no fumadores como consecuencia de estas patologías.

 

Esta situación ha suscitado la puesta en marcha de un estudio transversal recogido en un artículo publicado en la “Revista Española de Cardiología”, cuyo fin es conocer la prevalencia de exposición al humo ambiental del tabaco de la población adulta no fumadora española, según los diferentes ambientes de exposición (domicilio, lugar de trabajo/centro de estudios, tiempo libre y transporte), así como la prevalencia del consumo activo de tabaco en el conjunto de la población. “La exposición al humo ambiental del tabaco en España alcanza el 70% entre los no fumadores”, apunta el Dr. Esteve Fernández, responsable de la Unidad de Investigación y Control del Tabaquismo del Instituto Catalán de Oncología. Una cifra “muy elevada —añade el investigador— en comparación con otros países europeos como Italia, Irlanda o Finlandia, en los que menos de una cuarta parte de la población no fumadora está expuesta al humo ambiental del tabaco”.

 

La entrada en vigor de la Ley Antitabaco en España persiguió evitar la exposición de los no fumadores al humo ambiental del tabaco con el fin de proteger su salud de los efectos nocivos del tabaco. En este sentido, tal como apunta el Dr. Fernández, “además de hacer que la ley se cumpla, es necesaria una reforma de la misma para extender la prohibición de fumar en la hostelería sin excepciones”. De hecho, en países como Estados Unidos, Italia o Escocia se ha producido una disminución de la incidencia del infarto agudo de miocardio coincidiendo con la entrada en vigor de las leyes que prohíben el consumo de tabaco en el lugar de trabajo.

 

Asimismo, el estudio concluye que, a pesar de la entrada en vigor de la nueva ley, un 20% de la población no fumadora continúa expuesta al humo ambiental del tabaco en el lugar de trabajo, por lo que el cumplimiento de la ley también debe mejorar.

 

El 74,3% de los varones y el 70,1% de las mujeres no fumadoras están expuestas al humo ambiental de tabaco en alguno de los cuatro ámbitos estudiados. Entre los varones, la prevalencia de exposición estandarizada por edad fue del 26,4% en el domicilio, el 39,8% en el trabajo/centro de estudios, el 61,1% durante el tiempo libre y el 37,2% en los medios de transporte. Respecto a las mujeres, la prevalencia fue la siguiente: 31,4% en el domicilio, 30,7% en el trabajo/centro de estudios, el 51,9% durante el tiempo libre y el 45,5 en los medios de transporte. En cuanto a la prevalencia del consumo de tabaco, ésta ha sido del 26,7% en los varones y del 21,1% en mujeres.

 

 

Fuente: JANO.es

Read Full Post »