Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Ministerio de Sanidad’


Después de la entrada en vigor de la Ley Antitabaco en enero de 2006, el Consejo de Ministros aprobó una serie de medidas necesarias para evaluar la norma, entre las que se incluía la creación de un Observatorio para la Prevención del Tabaquismo, con la finalidad de convertirlo en un órgano científico y técnico de referencia nacional para canalizar iniciativas e investigaciones.

 

En octubre de ese mismo año celebró su constitución oficial y comenzó a funcionar en el primer trimestre de 2007, pero pasados dos años ninguna de las reuniones han permitido alcanzar los objetivos previstos.

 

“Hemos mantenido varios encuentros pero no se ha puesto en marcha ningún programa. Es como montar una tienda y no meter material”, comenta María Angeles Planchuelo, presidenta de la Comisión Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), una de las instituciones miembro del observatorio, que también integran las consejerías de Sanidad, el Instituto de Salud Carlos III, sociedades científicas implicadas en la prevención y control del tabaquismo y sindicatos, entre otros,

 

No ha prosperado ninguna de las tareas inicialmente adjudicadas al observatorio, promocionado en un principio como un “centro de referencia para trasmitir información clara, libre de intereses y presiones económicas y políticas”. No se ha elaborado ni un informe anual sobre la situación y aplicación de la norma; no hay estadísticas de resultados, ni encuestas de percepción del cumplimiento de la ley, por no hablar de la inexistencia del prometido espacio en la página web del Ministerio de Sanidad donde las instituciones colaboradoras pudieran aportar documentos sobre el tabaquismo en España.

 

De hecho, las únicas referencias al observatorio que se encuentran en la web ministerial son las notas de prensa correspondientes al día de la creación, con fecha de 26 de julio de 2006, y la del 5 de marzo de 2007, en la que se plasmaban las líneas de trabajo para el periodo 2007-2008.

 

Planchuelo apunta al Ministerio de Sanidad como principal responsable del fracaso, pero prefiere no hurgar demasiado en la herida ante el nombramiento de Trinidad Jiménez como nueva responsable del departamento. “Su llegada supone una nueva posibilidad para que se abra una puerta a una ley realmente eficaz”, afirma. Las primeras manifestaciones de Jiménez en relación con este tema no le han defraudado.

 

La ministra ha anunciado que contempla la evaluación de la ley y la inclusión de nuevos mensajes y de imágenes impactantes en las cajetillas de tabaco. “Sus palabras son importantes para nosotros porque pueden significar que quieren tomar cartas en el asunto. Necesitamos urgentemente una ley que no dé lugar a diferentes interpretaciones y a excusas para inclumplirla”, indica la presidenta.

 

 

 

Fuente: diariomedico.com

Autor: Marina Tocón

Anuncios

Read Full Post »


Han pasado cuatro años desde que Carmen Moya tomó las riendas en la Delegación del Gobierno del Plan Nacional sobre Drogas. Desde 2004, las tendencias de consumo han cambiado mucho. Hasta entonces España era el país europeo con mayor consumo de cocaína entre jóvenes. Ahora, este consumo se “ha quebrado” y ha disminuido el de cannabis y alcohol, si bien beber alcohol se mantiene entre los menores. El Ministerio de Sanidad ha presentado la nueva Estrategia Nacional sobre Drogas 2009-2016, que según Moya, recoge los “cambios” que se han producido en los últimos años. Aunque cree que aún queda mucho por hacer.

 

¿Qué balance hace de la Estrategia 2000-2008?

Ha sido muy positiva. Las políticas que se han emprendido van dando resultados, por lo que estamos actuando correctamente, pero no hay que bajar la guardia.

 

¿Qué incluye nuevo la Estrategia 2009-2016?

Hemos analizado 34 estrategias de todo el mundo, hemos elaborado en colaboración con las autonomías, las sociedades científicas y los agentes sociales un documento que se desarrollará en dos planes de acción de cuatro años en los que se garantizarán la calidad y la equidad en la prevención y la asistencia, así como la transparencia en el análisis de la actividad.

 

¿Cuáles son los fundamentos?

La evidencia científica, la participación social, la integralidad de las acciones y la equidad. Éstos son los principios rectores de los planes de acción para abordar el consumo de drogas como un problema de salud pública.

 

¿En qué fase se encuentra la elaboración del primer plan de acción?

Estará listo en mayo. Tendrá entre 65 y 70 acciones centradas en las sustancias ilegales y legales.

 

¿Cómo es la relación con las comunidades autónomas?

Satisfactoria y fundamental. El problema de las drogas es muy complicado en el que todos tenemos que poner de nuestra parte. Su labor resulta imprescindible en el intercambio de buenas prácticas para ser realmente efectivos.

 

¿Y con la Unión Europea?

Siempre estamos en sintonía con las políticas que emprende la UE en materia de prevención en el consumo de drogas.

 

¿Cómo ha evolucionado el consumo de alcohol entre los menores?

Hay cifras que nos preocupan sobretodo porque los consumos se inician a edades tempranas y porque hay una forma de consumir diferente.

 

Pero, según las estadísticas, ¿la tendencia es a la baja?

Los datos apuntan a la baja en lo que se refiere al consumo entre los más jóvenes. Pero también es verdad que hay una parte de consumo intensivo (las borracheras), que no descienden de la misma manera, por lo que hay que incidir sobre esta práctica de consumo.

 

¿A qué edad se inician los menores en las drogas y alcohol?

A edades muy críticas. En torno a los 13 años.

 

¿Hay conciencia entre los jóvenes de los riesgos que suponen ingerir estas sustancias?

Creo que se banaliza demasiado el consumir alcohol y se piensa que tomar cubatas o cervezas los fines de semana no entraña riesgos en términos de salud. Esto es una equivocación. En este tema estamos trabajando sobre evidencias científicas trasladando de una forma comprensiva y sencilla para que vean que efectos negativos tiene en su vida actual y futura el consumo de sustancias nocivas para la salud.

 

¿Cuál es la clave?

La clave es la prevención y la implicación de los profesionales de la sanidad, los servicios sociales y la educación, así como la formación y la investigación al más alto nivel para resolver los problemas que rodean al mundo de las drogas. Ninguna droga es buena, ni blanda ni dura, todas son perjudiciales en términos de salud y no tenemos que generar confusiones entre los más jóvenes.

 

¿Cuál es el perfil de los consumidores?

Personas integradas socialmente que asocian el consumo con el ocio y que no perciben sus riesgos. Ya no hablamos de un consumo vinculado a la marginalidad o delincuencia.

 

El fácil acceso a las drogas ¿afecta?

La droga está en muchos sitios. Pero hay que señalar que no todos los jóvenes la consumen, es un porcentaje mínimo. Esto es un valor positivo.

 

¿Las sustancias ilegales?

Estamos haciendo un esfuerzo muy importante contra la cocaína.

 

¿Se refiere a la vacuna?

Llamarlo vacuna es un error. Se iniciarán los ensayos clínicos para validar el tratamiento terapéutico, autorizados hace unos días por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Son iniciativas por parte de la industria farmacéutica para tener productos que nos hagan posible tratar el problema pero no prevenir. No se trata de prevenir sino de tratar a aquellas personas que ya tienen adicciones para evitar que los efectos de esta sustancia lleguen al cerebro. En esto trabajamos.

 

¿Es prioritaria la investigación?

Sin duda. Es fundamental para mejorar las terapias. Tenemos que dar facilidades por encima de todo a la investigación, que nos puede deparar instrumentos útiles para abordar el problema de las drogas. El Ministerio está para favorecer e impulsar este tipo de iniciativas.

 

¿Hay fecha?

En unos meses empezará el ensayo. Antes o después del verano. Ahora se empezará con un proceso exhaustivo y riguroso, algo muy importante, de selección de las personas .

 

 

Fuente: europasur.es

Autor: Carmen Gavira Guerra

Read Full Post »


La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha anulado el Decreto del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid que regulaba una serie de medidas sanitarias frente al tabaquismo, como la venta, suministro, consumo y publicidad de los productos del tabaco en la región.

 

En una sentencia hecha pública hoy, dictada el pasado 30 de diciembre, el Alto Tribunal madrileño da la razón al Ministerio de Sanidad y Consumo, a la Asociación No Fumadores Org. y a la Asociación de Consumidores y Usuarios (OCU) al estimar sus recursos contra la norma de Esperanza Aguirre.

 

Sanidad entendía que el Decreto de Esperanza Aguirre era “especialmente grave” y suponía una “flagrante violación” de la ley de Prevención del Tabaquismo.

 

La Abogacía del Estado, en nombre del Ejecutivo, impugnó el Decreto al entender que “las Comunidades Autónomas en el legítimo ejercicio de sus competencias pueden desarrollar la legislación básica estatal, pero no contravenirla”. “Y, en el caso presente, el Decreto impugnado contraviene la Ley estatal”, afirma.

 

En noviembre del año 2006, la Comunidad de Madrid aprobó un decreto que regulaba y suavizaba algunos puntos de la ley antitabaco del Gobierno español. Se permitía así fumar en bodas, bautizos, comuniones y actos institucionales. Además, se ampliaba el plazo de aplicación de la ley en seis meses.

 

Desde el Ministerio de Sanidad se solicitó la suspensión de la polémica normativa y se presentaron varios recursos.

 

Ahora, después de dos años, la Sección Novena, que preside el magistrado Ramón Verón Olarte, acuerda anular de pleno derecho el decreto por “haberse omitido en su elaboración el informe preceptivo del Consejo de Consumo de la Comunidad de Madrid”.

 

 

En este sentido, la viceconsejera de Ordenación Sanitaria e Infraestructuras de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Madrid, Belén Prado, ha subrayado que en la tramitación del decreto antitabaco de la Comunidad “se ha seguido cada uno de los pasos para el desarrollo; se ha pedido el informe preceptivo del Consejo Económico y Social y de diversos organismos que entendemos que deben ser escuchados en materia de salud”. “También se han tenido en cuenta aportaciones como la de la Organización de Consumidores y Usuarios, la Asociación Aire Limpio o la de Hostelería La Viña, entre otros”, ha agregado.

 

No obstante, Prado reconoce que la Comunidad de Madrid no dio audiencia al Consejo de Consumo porque antepuso su criterio de que este decreto era “desarrollo de nuestras competencias en materia de sanidad y no de consumo”. “Por ello no se dio trámite de audiencia a este organismo”, añade.

 

Sin embargo, la Sala recuerda que “estamos ante una disposición reglamentaria que afecta a los derechos e intereses de los consumidores”, puesto que la norma recurrida regula “cuáles son los lugares en los que se prohíbe de forma absoluta el consumo de tabaco y así como los lugares en los que se va a permitir el consumo de tabaco con algunas limitaciones y protecciones a favor de los usuarios de dichos lugares que no son consumidores de tabaco”.

 

Hecha pública dicha sentencia, la Comunidad de Madrid podría recurrir ahora al Tribunal Supremo. Por el momento, la titular de la consejería ha explicado que los servicios jurídicos de la Consejería están estudiando la sentencia del TSJM y analizando las diferentes posibilidades que caben legalmente.

 

En este contexto, el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, ha pedido a Esperanza Aguirre que acate la sentencia del TSJM, confiando en que “entre en razón” y se utilice esta situación como “punto de partida” para trabajar conjuntamente con el Ministerio de Sanidad en el establecimiento de políticas comunes en materia de salud pública y prevención del tabaquismo.

 

Martínez Olmos no cierra las puertas a futuras revisiones de la Ley Antitabaco, asegurando que el Ministerio “mantiene abierta una reflexión con las comunidades sobre si hay que dar algún paso adelante” en esta materia. Por el momento, la normativa actual “necesita un rodaje” para valorar el impacto de la ley.

 

Según Prado, el objetivo de la Comunidad de Madrid al elaborar el decreto antitabaco es “defender la libertad de todos los ciudadanos y, en materia de lucha contra los efectos perniciosos del tabaco, lo que procede es la educación y no la imposición”.

 

En este sentido, recalca que “nunca hemos dejado de cumplir con la ley estatal” y que la Comunidad de Madrid ha incrementado en 2008 las inspecciones derivadas de la ley antitabaco.

 

Además, Prado ha manifestado que “de acuerdo con las últimas encuestas, el consumo de tabaco en Madrid es inferior a la media nacional en aquellas personas a quienes se pregunta si han consumido en menos de 30 días”.

 

Por su parte, la OCU ha solicitado al Ministerio de Sanidad y Consumo que se plantee “seriamente una modificación de la Ley, en la que se establezca claramente el derecho de todos los ciudadanos a disfrutar de un aire libre de humo de tabaco en todos los espacios públicos cerrados”. Según esta organización, la actual norma “es ambigua e incorpora numerosas excepciones” lo que ha conllevado que diversas Comunidades Autónomas la hayan desarrollado con muy diferentes criterios.

 

En la misma línea se ha pronunciado el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), que duda de que la sentencia sirva para que cambie la normativa en esta región. “La mejor solución para que todas las comunidades cumplan la Ley de Prevención del Tabaquismo es que ésta se modifique y cambie la situación de los ciudadanos expuestos al humo”, ha sentenciado el portavoz de esta entidad, Rodrigo Córdoba.

 

En cualquier caso, y a pesar de que “la sentencia llega tarde y después de dos años fastidiando a la gente”, Córdoba confía en que la Comunidad de Madrid “se ponga las pilas” e impida a los hosteleros dejar fumar en el interior de locales sin compartimentar o en aquellos destinados a la venta de alimentos, como charcuterías o pastelerías.

 

 

Fuente: elmundo.es/elmundosalud – Europa Press – EFE

Read Full Post »


Los años de crisis económicas no benefician a quienes quieren dejar de fumar. Aunque pueda resultar paradójico, el clima de pesimismo que se respira en épocas de recesión ayuda a que las ventas de cigarrillos se mantengan e incluso se incrementen. Esta teoría que barajan los expertos en terapias antitabaco se ha confirmado a lo largo de 2008, año en que la tendencia a la baja en el consumo se ha detenido.

 

La aprobación de la Ley Antitabaco en enero de 2006 hizo que miles de personas en toda España se plantearan dejar de fumar. Sólo en la provincia de Cádiz las ventas bajaron ese año un 2,09% y pasaron de las 103.039.079 cajetillas de 2005 a 100.883.926, según los datos recopilados por el Comisionado para el Mercado de Tabacos, organismo que depende del Ministerio de Economía y Hacienda. La línea continuó descendiendo y en diciembre de 2007 los estancos gaditanos ya habían vendido un 5,82% menos que antes de la entrada en vigor de la nueva normativa. Sin embargo, esa tendencia ha experimentado un frenazo en los últimos doce meses, en los que la reducción de las ventas sólo ha alcanzado el 0,22% respecto a 2007.

 

Según Daniel Jesús López Vega, psicólogo responsable de los programas de deshabituación tabáquica en el distrito sanitario Bahía de Cádiz-La Janda, «con las crisis económicas se suele fumar más» y esa puede ser una de las razones que justifican este fenómeno. Aunque existen otras. «La Ley Antitabaco -aseguró López Vega- fue un revulsivo para que mucha gente decidiera dejar de fumar, tanto haciendo programas de deshabituación como sin ayuda de ningún tipo. Eso nos habla de la necesidad de este tipo de leyes. Pero tiene una limitación. Va perdiendo fuerza tal como va pasando el tiempo porque la población se acostumbra al nuevo marco legislativo por lo que se pierde poder. Por ello, sería muy aconsejable dar una nueva vuelta de tuerca a la Ley. Eso es papel de todos».

 

En su opinión, la norma debería endurecerse y extender la prohibición de fumar a todos los locales de restauración. Pero cree que antes de que eso suceda la sociedad debe concienciarse de que el principal objetivo de la batalla contra el tabaco es mejorar la salud pública.

 

De momento, su trabajo consiste en fomentar esa conciencia ciudadana y coordinar la aplicación del Plan Integral de Tabaquismo ideado por la Consejería de Salud. Una de las acciones que se incluyen en este plan es la terapia grupal de deshabituación, que se basa en sesiones de grupo donde los fumadores comparten experiencias y adquieren las herramientas que necesitan para aprender a superar su adicción. Su porcentaje de éxito roza el 40% y entre 2006 y 2007 participaron en ella 500 personas en los centros de salud de la Bahía. Pero más efectiva que esta estrategia es el consejo básico que los médicos y enfermeros de familia dan a sus pacientes fumadores. Se trata simplemente de preguntarles si se han planteado alguna vez dejar de fumar y asesorarles para reforzar su motivación y que lleguen a conseguirlo.

 

Este método funciona en el 5% o el 10% de los casos, pero si se aplica sistemáticamente puede lograr resultados importantes, ya que el 90% de la población pasa anualmente por su centro de salud. De ahí que el equipo de deshabituación tabáquica de la Bahía haya puesto todo su empeño en formar a los profesionales sanitarios y en conseguir que aquellos que fuman abandonen el hábito, ya que «si no, es difícil que ayuden a sus pacientes», reconoció el responsable del programa.

 

Para atender a determinados segmentos de la población, como los adolescentes o los internos en prisiones, es preciso acercarse a ellos. Actividades como A no fumar me apunto, que se desarrollan en los institutos de Secundaria, sirven para ayudar a los alumnos que quieren dejar de fumar. En la provincia son 43 (ocho en la Bahía) los centros educativos que están participando en este programa durante el curso 2008/2009. En las prisiones de Puerto II y Puerto III también se han realizado varios grupos de deshabituación.

 

Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer. «Como en todos los temas de salud -subrayó López Vega-, la población cuenta con una cantidad ingente de información donde se entremezcla la información fiable con los mitos alrededor del tabaco y de su tratamiento y la información sesgada y errónea. Esto no favorece la sensibilización al abandono. En general la población relaciona el tabaco con el cáncer pero desconoce mucha información que podría favorecer el que tomara una decisión madura sobre su hábito de fumar». Por ejemplo, que cada cigarrillo contiene más de 3.000 sustancias modificadas para hacer más fuerte la adicción y que, lejos de ser un estilo de vida, el tabaquismo puede considerarse una enfermedad crónica que provoca y agrava otras patologías.

 

 

Fuente: lavozdigital.es

Autor: Rocío Heredia

Read Full Post »


El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, presentó ayer a las comunidades autónomas la Estrategia Nacional sobre Drogas 2009-2016. El plan que regirá la política contra los estupefacientes en los próximos ocho años es, de momento, un compendio de buenas intenciones carente de financiación y de propuestas concretas. Un clásico en el Ministerio.

 

Entre las novedades, el Ministerio de Sanidad anunció ayer que en breve se iniciarán los primeros ensayos clínicos de las denominadas vacunas contra la cocaína y el tabaco. Se trata de una iniciativa española, en colaboración con el Instituto Nacional del Abuso de Drogas de Estados Unidos, dentro de la apuesta por la investigación recogida en la estrategia.

 

El plan pretende, además, «priorizar» las acciones destinadas a retrasar la edad de inicio del consumo de estupefacientes entre los menores, «incrementar el control de la oferta» y mejorar «las habilidades» de los jóvenes para que cada vez sean más los que rechacen estas sustancias. Además, la estrategia prevé actuaciones específicas para poblaciones «en situación de especial vulnerabilidad», entre las que incluye a «poblaciones inmigrantes, minorías étnicas o culturales, así como la población con problemas jurídico-penales».

 

El plan se ha dado a conocer una semana después de que se hicieran públicos los últimos datos de abuso de drogas, que consolidan a España como primer consumidor mundial de cocaína. Sin embargo, aún le queda un largo trámite: primero tendrá que recibir el visto bueno del Consejo de Ministros y luego del Congreso. Pero el principal problema, a juicio de los representantes autonómicos, es la falta de financiación: las cifras que se barajan para llevarlo a cabo son «no son suficientes» para afrontar un problema de esta envergadura, informa la agencia Efe.

 

Fuente: El Pais

Read Full Post »